Una juez federal del distrito este de Nueva York anunció hoy que un jurado decidió absolver a Manuel Burga, expresidente de la federación de futbol de Perú, de conspirar en un esquema de crimen organizado en el marco del escándalo de corrupción de la FIFA.

Burga, de 60 años de edad, fue absuelto luego que los otros dos exfuncionarios del futbol sudamericano con quienes fue juzgado, el paraguayo Juan Napout y el brasileño José María Marín, fueron declarados culpables la semana pasada.

La decisión del jurado termina un juicio en que los fiscales de Estados Unidos intentaron exponer una red de corrupción y sobornos entre los directivos de algunas de las asociaciones más poderosas del balompié latinoamericano.

Marín, Burga y Napout, arrestados en 2015, fueron acusados de aceptar millones de dólares en sobornos de empresarios que buscaban obtener los derechos de transmisión de juegos rumbo a la Copa del Mundo y de otros torneos regionales regidos por la Federación Internacional de Futbol asociación (FIFA).

Los casos son parte de un esquema en que más de 40 personas y entidades en el mundo del futbol enfrentaron cargos de corrupción en Estados Unidos, lo que involucró sobornos por cientos de millones de dólares.

De los acusados, ya 24 se declararon culpables, además de las dos condenas anunciadas el viernes pasado contra Napout y Marín. En el caso de Burga, su abogado afirmó que no existían pruebas de que su cliente hubiera aceptado sobornos.

El principal testigo de la fiscalía fue el argentino Alejandro Burzaco, exdirector de la empresa de mercadotecnia deportiva Torneos y Competencias, quien aseguró haber entregado sobornos a los tres acusados para obtener derechos de juegos de la Copa América y la Copa Libertadores.

Burzaco también afirmó que las empresas mediáticas Fox Sports, Grupo Televisa y el conglomerado brasileño Globo pagaron sobornos por obtener los derechos de transmisión de los juegos.