Diablos Rojos es la organización número uno de LMB, afirma Ramón Esquer

El expelotero Ramón Esquer consideró que portar la franela de Diablos Rojos del México merece respeto por toda la trayectoria de la novena en la historia del beisbol mexicano.

El expelotero Ramón Esquer consideró que portar la franela de Diablos Rojos del México merece respeto por toda la trayectoria de la novena en la historia del beisbol mexicano.

Esquer está de regreso a la institución, pero ahora como parte del grupo de coaches del conjunto capitalino para la campaña 2020, la cual espera que pronto regrese a la actividad para ver el conjunto escarlata en los primeros lugares.

“Definitivamente que hay presión por jugar en la organización Diablos Rojos del México, la número uno de la Liga Mexicana, la organización que tiene más campeonatos”, afirmó.

A su vez, indicó que tiene jugadores “para todos lados, tercera base, outfield, receptoría, en el pitcheo son puras estrellas, los reflectores, los medios de comunicación siempre están pendientes de lo que está pasando con Diablos”.

Refirió que cuando se viste la franela escarlata se debe dejar todo en el terreno de juego, sobre todo, porque los elementos son grandes jugadores y no se puede ser menos, “existe esa presión de ser mejor o ponerte al nivel de cada uno de los compañeros, la camisa de los Diablos Rojos del México pesa”.

A lo largo de la historia, Diablos Rojos ha sido fiel testigo de que por sus filas han desfilado grande luminarias del beisbol y además con ello ha acrecentado su legado como Esquer, quien fuera un segunda base estelar.

El expelotero jugó 18 años en la Liga Mexicana de Beisbol, defendió siete franelas, pero sin duda con las que brillo intensamente fue con Bravos de León, Guerreros de Oaxaca y Diablos Rojos del México.

En relación a la época que le tocó jugar, mencionó que cada etapa es diferente, pero sin duda que ser parte del equipo capitalino fue una de las más gloriosas.

“La época de jugador es una época muy gloriosa, pero sabemos que así como empieza algún día tiene que terminar. Uno sabe que vienen generaciones superándose, jugando fuerte, jugadores con grandes facultades. Pero lo que hemos hecho o lo que hicimos a lo largo de 18 temporadas en Liga Mexicana lo hicimos con entrega”, destacó.

En la década de los 90, Ramón Esquer logró el campeonato de la LMB con Bravos de León, luego en 1994 con Diablos Rojos y en 1998 con Guerreros de Oaxaca.

Por eso ahora en esta nueva etapa, confía en aportar sus conocimientos a los jugadores escarlatas como coach de primera base, y aspirar a conquistar un campeonato más.