Pese a racha sin títulos, Cruz Azul es de los más ganadores en México

Aunque suma más de 22 años sin ganar un título de Liga MX, el equipo Cruz Azul, considerado uno de los cuatro grandes del futbol mexicano, marcó una época que a la fecha lo tiene como uno de los ...

Aunque suma más de 22 años sin ganar un título de Liga MX, el equipo Cruz Azul, considerado uno de los cuatro grandes del futbol mexicano, marcó una época que a la fecha lo tiene como uno de los máximos ganadores.

A punto de cumplir su aniversario número 93, pero con 60 en el balompié profesional y 56 en el máximo circuito, la Máquina conquistó títulos, aficionados y dejó huella.

Fundado el 22 de mayo de 1927, pasaron muchos años para que el equipo fuera inscrito en la segunda división en la temporada 1960-61, y el 19 de enero de 1964 llegó el soñado ascenso al máximo circuito, donde pasaron poco más de cinco años antes de poner la primera estrella al escudo.

Sin liguilla y con el campeón definido por puntos, el cuadro que era comandado por Raúl Cárdenas se quedó con el cetro en la temporada 1968-69 cuando visitó a León a tres fechas de acabar el certamen para imponerse 3-2 con goles de Fernando Bustos, Antonio Munguía y un autogol de Efraín Loza.

Dos años después logró su segundo cetro en el Campeonato México 70, torneo modificado ante la realización de la Copa del Mundo en el país, pero donde la Máquina, con jugadores como Bustos, Octavio Muciño, Héctor Pulido y otros se coronó.

El comienzo de la gloria

Luego llegaría un equipo de época que logró el tricampeonato entre 1971 y 1974 bajo las órdenes de Cárdenas, ya en el estadio Azteca como local y con la presencia de jugadores extranjeros que le dieron un plus al conjunto celeste.

La final de la campaña 71-72 fue a partido único y donde Cruz Azul goleó 4-1 al América con goles de Héctor Pulido, Cesáreo Victorino y doblete del “Centavo” Muciño, equipo donde ya estaban el portero argentino Miguel Marín, el chileno Alberto Quintano y el paraguayo Eladio Vera.

Una verdadera Máquina arrasó en la 72-73, también jugada por medio de dos grupos, como la anterior, donde Cruz Azul fue líder del suyo. En semifinales echó al Atlas y en la final derrotó a León en un partido de desempate.

Igualaron 1-1 el 12 de junio en el Nou Camp, sin goles cinco días después en el Azteca y fue necesario un tercer juego el 20 de junio, donde Cruz Azul se impuso 2-1 con tantos de Javier Guzmán y autogol de Jorge Davino para lograr la cuarta estrella.

En la siguiente campaña volvió a mostrarse ampliamente superior para ser líder de su grupo. En semifinales remontó un 0-1 para en la vuelta golear 6-1 al Puebla, y en la final se recuperó de una desventaja 2-1 ante Atlético Español para ganar 3-0 en la “vuelta”.

Con apenas 10 años en el máximo circuito el equipo ya tenía cinco títulos y muchos ídolos como el “Gato” Marín, el “Kalimán” Guzmán, Alberto Quintano, Ignacio Flores, Bustos, Horacio López Salgado y un estratega de la calidad de Cárdenas.

Pasaron cinco temporadas para que el equipo volviera a festejar un título, en la campaña 78-79 y con Ignacio Trelles en el banquillo. Se jugó con una nueva modalidad, pues la liguilla fue con dos grupos de cuatro y los mejores disputaron el cetro: Cruz Azul y Pumas.

Tras el empate sin goles en la “ida”, la Máquina se impuso 2-0 en la “vuelta” con goles de Carlos Jara Saguier y López Salgado, en un equipo donde ya brillaban Miguel Ángel Cornero, Sergio Rubio, Guillermo Mendizábal, Gerardo Lugo, Rodolfo Montoya y Marín.

El bicampeonato de la Máquina y séptimo cetro del equipo llegó en la 79-80, con el mismo formato y ahora ante Tigres de la UANL, al que venció 1-0 en la “ida” de visita con gol de Rodolfo Montoya, que fue el de la diferencia luego del 3-3 en la “vuelta” en el Azteca.

El último título de liga

Ahí terminó una de las grandes épocas del equipo, que en 17 años de historia había logrado siete títulos, y comenzó un “viacrucis” que los llevó a perder cuatro finales, antes de que en el invierno 1997 volviera a probar las mieles de una corona bajo las órdenes de Luis Fernando Tena.

Con Carlos Hermosillo como su figura y jugadores como Óscar Pérez, Guadalupe Castañeda, Juan Reynoso, Benjamín Galindo y Juan Francisco Palencia, el equipo se impuso 2-1 global a León en la final con “gol de oro” para darle al equipo su octava corona.

Ese fue el último título del cuadro celeste, que parece haber caído en una maldición que suma más de 22 años sin ganar la liga y seis finales perdidas desde aquella anotación de Hermosillo tras el pisotón que recibió del portero Ángel David Comizzo.

Decenas de jugadores nacionales y extranjeros han pasado por el equipo, así como técnicos, y ninguno ha podido dar el ansiado trofeo a la afición celeste, que comenzaba a ilusionarse en el Clausura 2020 con el liderato general, pero el COVID-19 frenó su andar.