Tercera generación de los Márquez se alista para debutar en el boxeo

Una tercera generación de los Márquez se alista para debutar en el boxeo profesional y es Israel, el mayor de los hijos del exmonarca mundial Rafael y sobrino del legendario Juan Manuel.

Una tercera generación de los Márquez se alista para debutar en el boxeo profesional y es Israel, el mayor de los hijos del exmonarca mundial Rafael y sobrino del legendario Juan Manuel.

“Rafa” y Juan Manuel son hijos del también pugilista profesional Rafael Márquez, quien comenzó el camino de sus hijos en este deporte y que se convirtieron en una de las pocas duplas de hermanos en la historia en ser campeones mundiales.

“Mi hijo quiere y entrena hace año y medio, pega durísimo el canijo y sigue la dinastía Márquez, lo verán un día de estos”, dijo Rafael este jueves en una plática en los “WBC Talks” del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

El joven de 18 años cumple con sus actividades escolares en línea a causa de la pandemia del COVID-19, y después es auxiliado por su padre para seguir con la preparación que podría llevarlo al pugilismo de paga para el 2021.

“Mi hijo quiere ser boxeador, apenas cumplió 18 años, estamos entrenándolo fuerte, lleva año y medio y entrenamos en casa, más o menos en un año estaríamos debutando. A mis hijos les gusta mucho el box, el mayor estudia la universidad, pero quiere ser campeón del mundo como su papá y su tío”, agregó.

En plática con Víctor Silva, del CMB, Rafael Márquez recordó que su papá le comenzó a enseñar lo básico del boxeo a los seis años, “el puro jab para que no nos agarraran de bajada (en la escuela)” y que nunca lo vio como una carrera, pero a los 18 años dijo que quería ser monarca mundial.

Debutó en 1995 y tras 18 años de carrera terminó con récord de 41-9, 37 por nocaut, en una carrera donde resaltan las cuatro guerras que sostuvo contra Israel “Magnífico” Vázquez, con el que repartió victorias.

Tras imponerse en la primera el 3 de marzo de 2007 por el retiro de su rival, perdió el 4 de agosto de ese año, por nocaut técnico en el sexto round, y el 1 de marzo de 2008 por decisión dividida, esa pelea que, dijo, le costó tras una indicación de su entrenador Ignacio Beristáin.

“Salimos muy golpeados en la tercera, creo que iba dos puntos arriba de las tarjetas (tras 11 asaltos), a él le dicen que salga con todo, a mí ‘Nacho’ me dice ‘sal y córrele’”, situación que lo distrajo.

Reconoció que el “Magnífico” sí salió decidido a todo en ese último giro de la tercera pelea, “me ganas ese round y por un punto, en la caída no puse los guantes en la lona, no sé por qué me contó el réferi, uno tiene que hacer las cosas (seguir las indicaciones de la esquina), saliste con todo y la pelea se fue a tu favor”.

Así como Israel tuvo problemas en uno de sus ojos con desprendimiento de retina, Rafael también sufrió del derecho, en el globo ocular, por lo cual debió ser intervenido dos ocasiones en un año antes del cuarto pleito entre ambos.

Israel se retiró luego de esa pelea, muy afectado de su ojo, mientras que Rafael tuvo seis peleas más antes de colgar los guantes, en una carrera en la que siempre será recordado por esos pleitos ante Vázquez.