CMB presenta protocolo para blindar y garantizar funciones de box

El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) presentó de manera oficial un protocolo para blindar por completo y hacer con seguridad funciones de boxeo en México o cualquier país en el mundo, posiblemente a p...

El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) presentó de manera oficial un protocolo para blindar por completo y hacer con seguridad funciones de boxeo en México o cualquier país en el mundo, posiblemente a partir de junio.

En los “Martes de café” del CMB, virtual nuevamente ante la contingencia sanitaria, Mauricio Sulaimán, titular del organismo, habló de todas las recomendaciones que deberán seguir comisionados, promotores y quienes quieran hacer pugilismo.

“A partir de junio (podría haber funciones), ya se puede blindar conforme al protocolo, es una propuesta y es un protocolo que blinda por completo la seguridad”, dijo a los medios de comunicación.

Para evitar cualquier tipo de riesgo ante el COVID-19, el dirigente aseveró que el protocolo abarca todo lo relacionado rumbo a una velada, desde una concentración previa de dos semanas, la sanitización en dicha sede y del lugar de la velada, entre otros aspectos.

“Ya estamos en comunicación con las comisiones de Las Vegas, tendremos una videoconferencia con la de California, ha habido retroalimentación. no existe ahora un documento con esta complejidad, es estricto, es una herramienta que todos pueden usar, adecuar a su zona, contentos con el resultado final”, añadió.

Para la realización del protocolo se auxiliaron de expertos en salud y del deporte y habla de todos los temas relacionados a una función, lo principal para hacerlas con el mínimo de personas involucradas “para minimizar todos los riesgos y maximizar el éxito de la función”.

Se realizará un cuestionario inicial a todos los participantes –boxeadores, equipo, comisión, servicios médicos y producción- para medir el nivel de riesgo, desde el cual se descartarán a personas con problemas de salud y a los más vulnerables por su edad avanzada.

A los pugilistas se les aplicará una prueba inicial de COVID-19 y serán concentrados 14 días en un sitio para realizarles un monitoreo diario; al término de ese periodo habrá una segunda prueba y si no hay ningún positivo se programa la función. Todo el proceso será supervisado por un comité médico.

La sede de concentración será sanitizada de manera importante, desde el área de comidas, las comunes, el gimnasio, todo de acuerdo al protocolo internacional de salud; las conferencias, pesaje y eventos previos serían virtuales para evitar contactos con gente externa.

El día de la velada los participantes saldrían directamente de la concentración al sitio de la función, que será a puerta cerrada “con el límite de mínimo de personas y un protocolo de higiene para los que accedan ese día al evento, lavado de materiales, gel, mascarillas y todo lo necesario”.

La sanitización será igual de extrema ese día, en los vehículos de transporte y áreas de la función, pasillo, ring, “con la seguridad de que llevando el seguimiento estricto de cada paso se asegura que está blindado y sin riesgo de ningún tipo”.

Así, luego de largas horas de trabajo con federaciones de otros países incluidas, como la de Filipinas, el protocolo final está listo “y hay gran posibilidad de que se empiece a tener actividad pronto, incluso en México”, añadió.

Finalmente, dijo que también hay un protocolo para la reapertura de gimnasios y que deben hacer los dueños de cada uno para garantizar la seguridad de los pugilistas, el cual será distribuido.

“Tenemos un protocolo creado para gimnasios, qué debe de hacer un dueño de gimnasio, cómo debe desinfectar todos los días, los que van a entrenar cómo interactuar, qué precauciones en tema de su ropa, de su equipo, de su material, pero se tiene ese específico para gimnasios, lo vamos a distribuir en ciertos lugares”.