“Chocolatito” González regresa en función con tres peleas titulares

El boxeador nicaragüense Román “Chocolatito” González terminará con una racha de 15 meses sin pelear cuando enfrente este lunes al filipino Diomel Diocos, dentro de una velada donde habrá tre...

El boxeador nicaragüense Román “Chocolatito” González terminará con una racha de 15 meses sin pelear cuando enfrente este lunes al filipino Diomel Diocos, dentro de una velada donde habrá tres títulos mundiales en juego.

Cinco años después de su última pelea en Japón, el “Chocolatito” González se presentará en la Arena Yokohama para medirse a Diocos, en su primer combate del año, pues el más reciente fue su triunfo sobre el mexicano Moisés Fuentes en septiembre de 2018 en Las Vegas.

Con récord de 47-2, 39 por la vía rápida, el tetracampeón mundial va por un triunfo que lo encamine a una nueva pelea de título, y vencer al filipino (14-5-3, 4 KOs) en este pleito pactado a ocho asaltos en 116 libras es una obligación.

Ambos subieron a la báscula la tarde del domingo, en horario de Tokio, y estuvieron por debajo de las 116 libras en la cual fue pactada, listos para la velada.

La principal atracción en la velada será la pelea por el título medio de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), donde el campeón local Ryota Murata comenzará con su segundo reinado cuando lo ponga en juego contra el canadiense Steven "Bang" Butler.

Con récord de 15-2, 12 por la vía del nocaut, el campeón japonés marcó 159.5 libras, listo para exponer su corona contra Butler, quien registró el límite de la división que es de 160 libras.

Otro pleito de corte titular será por el mosca de la Federación Mundial de Boxeo (FIB), donde el campeón sudafricano Moruti Mthalane lo expondrá ante el nipón Akira Yaegashi, ambos con 112 libras, el límite de la división.

También estará presente el japonés Kenshiro Teraji, que va por la séptima defensa del título minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante el filipino Randy Petalcorin, el primero con peso de 107.8 libras, por 106.5 del retador, listos para la contienda.