“Mantequilla” Nápoles fue inspiración para muchos e ídolo de Tyson

Por David Torres González

Por David Torres González

Además de ser reconocido como uno de los mejores pesos welter de la historia, el cubano-mexicano José Ángel “Mantequilla” Nápoles fue motivación para muchos pugilistas e ídolo de otros, como del estadounidense Mike Tyson.

Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), habló en entrevista con Notimex de la carrera y legado del “Mantequilla” Nápoles, quien murió este viernes en la Ciudad de México a los 79 años.

“Él significa grandeza, fue uno de los grandes de toda la historia, es un boxeador de época, reconocido a nivel mundial, Tyson lo admiraba, varios boxeadores mexicanos como Carlos Zárate, Ricardo López se inspiraron en él, quien tuvo una carrera de éxito.”

Recordó que en 1988 el campeón de los completos, Mike Tyson, visitó México y el entonces titular del CMB, don José Sulaimán, le ofreció una cena y una petición del estadounidense fue conocer al legendario pugilista nacido en Santiago de Cuba.

“Tyson vino a la Ciudad de México en el 88 y mi papá le ofreció una cena en la casa, y lo primero que dijo Tyson fue que si podría conocer a Nápoles, que era su ídolo de la infancia y que lo quería conocer”, recordó.

Aquella noche, cuando Tyson conoció a “Mantequilla” , el campeón de los completos “no se le separó todo el tiempo, estuvo ahí con él, mi papá sirvió de interprete, platicaban de boxeo, le dio unos tips y fue un momento muy gratificante”.

Una de las últimas apariciones públicas de Nápoles fue en abril de 2017, cuando recibió en esta capital un homenaje en la entrega de reconocimientos del CMB y de la comisión de boxeo capitalina.

En los últimos años su salud empeoró, tenía diabetes y principios de Alzheimer, aunque contaba con el respaldo del CMB y del empresario Carlos Slim, quien le otorgó una pensión vitalicia con un programa que ayuda a boxeadores retirados.

“El CMB siempre es y será para el boxeador antes, durante y después de los años de gloria, el ingeniero Slim, quien se declaró admirador de él, lo tomo a él y a otros 26 campeones para darles una pensión vitalicia y servicios médicos, siempre tuvo servicio médico de primera y se le atendió una cantidad de padecimientos que tuvo”.

Pero más allá de esa atención, lo más importante, consideró Sulaimán Saldívar, fue que “Mantequilla” Nápoles pasó sus últimos días rodeado de su familia.

“Sus hijos e hijas lo tuvieron aquí en la Ciudad de México y le dieron mucho amor y atención en estos últimos momentos de su vida. Hoy se hace un campeón eterno porque lo vamos a extrañar mucho”, concluyó.

José Ángel Nápoles, nacido el 13 de abril de 1940 en Santiago de Cuba, fue campeón welter del CMB y de la AMB; llegó a México en 1961 y tras coronarse campeón mundial el 18 de abril de 1969 tras vencer a Curtis Cokes, el entonces presidente del país, Gustavo Díaz Ordaz, le otorgó la nacionalidad mexicana.