Cuba flexibilizó viajes pero siguen salidas ilegales

La cifra de cubanos que emigran de manera ilegal a Estados Unidos mantuvo en 2013 su ritmo ascendente, con un total de 44 mil, pese a que una nueva Ley Migratoria de Cuba flexiblizó los trámites para los viajes al exterior.

El gobierno cubano indicó que, tras la ley, de enero a octubre pasado se registró un incremento de 35 por ciento de los viajes a otros países, de ellos Estados Unidos ocupó el primer lugar con 27.4 por ciento, seguido por México con 13.3 y España con 9.3.

El 57.8 por ciento de esos viajeros regresaron a Cuba tras concluir su estancia en el exterior, cuyo límite fue ampliado a 24 meses, de acuerdo con el segundo jefe de la Dirección de Inmigración y Extranjería (DIE), coronel Lamberto Fraga.

En declaraciones a periodistas, Fraga señaló que la causa principal que limita esas salidas es la obtención de visas, ya que varios países han endurecido los requisitos para otorgarlas y más de mil fueron rechazados al llegar a su destino en países como México, Ecuador y Panamá.

Sin embargo, a principios de este mes medios periodísticos de Miami dijeron que unos 44 mil inmigrantes cubanos llegaron a Estados Unidos durante 2013, usando diversas vías irregulares para abandonar la isla caribeña.

Mientras, los medios cubanos se abstienen de abordar este tema, excepto en casos extremos en que los intentos de la migración ilegal culminan con la muerte en el mar o la captura de los fallidos viajeros.

El diario The Miami Herald publicó haber realizado un análisis a partir de estadísticas oficiales que revelaron que más de 13 mil cubanos ingresaron a territorio estadunidense por la frontera con México.

El periódico, que se publica en inglés en Florida, aseguró que la cifra de 44 mil representa el total más alto desde 1994 y supera en un 10 por ciento a los 40 mil que se estima llegaron en 2012.

Del total, 24 mil 727 llegaron con visas o permisos de Estados Unidos como inmigrantes o refugiados, según cifras del año fiscal 2013, que concluyó el 30 de septiembre, mientras el año pasado el dato fue superior con 26 mil 720.

Bajo la Ley de Ajuste Cuba y la política conocida como "pies secos/pies mojados", los cubanos interceptados en alta mar son devueltos a Cuba, como se comprometió Washington en sus acuerdos migratorios con La Habana.

Pero aquellos que logran pisar territorio estadunidense no pueden ser deportados y reciben la residencia un año después de haber llegado al país, lo que les permite aspirar a la ciudadanía después de cinco años.

Cuba denuncia la Ley de Ajuste Cubano, aprobada por el Congreso de Estados Unidos el 2 de noviembre de 1966, como un estímulo a la migración, y exige su derogación cada vez que se reanudan las pláticas migratorias bilaterales.

Según el censo de 2010, en Estados Unidos vive un millón 884 mil cubanos, -el 85 por ciento de los residentes en otros países -, a los que se denomina "cubanoamericanos", aunque el 59 por ciento son inmigrantes y otros 775 mil (41 por ciento) nacieron en ese país.

Esa cifra de cubanos congregados en el país, que está a unos 145 kilómetros de distancia, se ha nutrido mediante la fuga de funcionarios del derrocado régimen de Fulgencio Batista (1959).

Así como masivos éxodos como los del puerto de Camarioca en 1965, los llamados Vuelos de la Libertad, el del Mariel en 1980 y la "crisis de los balseros" en 1994.

Además, tras los acuerdos migratorios de 1994, que pusieron fin a este último episodio, Estados Unidos se comprometió a emitir cada año al menos 20 mil visas para cubanos que desearan emigrar en forma definitiva hacia ese país, lo que no ha frenado el "éxodo hormiga".