Convence Kreator al público mexicano con su thrash metal

La banda alemana Kreator rebasó las expectativas del público mexicano, que abarrotó el Circo Volador de la Ciudad de México, en el concierto que ofrecieron la víspera.

Kreator regresó al país luego de su más reciente visita para promocionar su álbum "Phantom antichrist", una placa que recobra un sonido contundente y voraz que les caracterizaría por años.

Tras la presentación de las bandas mexicanas Pactum y Lust, que hicieron un excelente papel ante el público que los respetó y hasta ensalzó con gritos, los músicos liderados por Miland "Mille" Petrozza aparecieron sobre el escenario de forma apabullante.

Con "Phantom antichrist", con el cual inauguraron el "show", se denotó un vocalista rugiente, agresivo y vociferante, aunque serio e impenetrable, de acuerdo con un comunicado de prensa.

Su postura estudiadamente evasiva resulta ser un elemento que los hace destacar justamente por potenciar su estilo efectivo, inalterable y duro, siempre decidido a montarse un set list destinado a convencer y gustar.

El vendaval sónico fue demoledor desde el principio, con canciones como "Warcurse" y "Coma of souls", con una explosión de energía de todo el público moviendo cabezas y cuerpos, haciendo literalmente un terremoto de emociones por todo el recinto que se cimbraba.

"Pleasure to kill" fue el otro tema que volvería loco al público, extraído de su disco de 1986, la gente coreó una oda a las muertes violentas y al asesinato a ritmo de thrash veloz, al que siguió el matador "Hordes of chaos (A Necrologue for the Elite)", del disco homónimo, y "Death to the World", uno de los temas nuevos.

"Enemy of God" uno de sus "nuevos" himnos de los más recientes años y "Phobia" pusieron un alto momentáneo en el "show".

Sin embargo, el regreso no pudo ser más brutal, con "Violent revolution", "United in hate" y "Flag of Hate / Tormentor", que fueron simplemente brutales e incendiarios.

Para los escépticos este fue un "show" que logra poner en claro el buen momento que vive el thrash metal en México y la oportunidad de seguir disfrutando el arribo de leyendas vivientes del género.