Causan dos muertos derrumbes en La Habana por intensas lluvias

Al menos dos personas murieron en las últimas horas en La Habana debido a derrumbes de sus viviendas causados por la intensas y prolongadas lluvias que han afectado a esta capital.

Medios oficiales informaron este sábado que fueron varios los derrumbes, sin precisar cantidad, que han afectado a localidades con "un vulnerable fondo habitacional", una alusión al deplorable estado de muchas edificaciones.

En el municipio de Centro Habana fallecieron los ciudadanos Fidel Vega, de 54 años de edad, y Pastora Góngora, de 60, reportó el diario Granma que público imágenes de severas inundaciones.

En la provincia colindante de Artemisa, los municipios de Guanajay, Mariel, Bauta y Caimito fueron los más afectados y donde las autoridades examinaban medidas de evacuación de pobladores.

Según constató Notimex, las precipitaciones bloquearon el tránsito de vehículos y ocasionaron dificultades en el movimiento de las personas así como el cierre del tunel de la bahía de La Habana.

En las zonas bajas cercanas al Malecón (avenida costera del litoral norte capitalino) personas con cubetas extraían el agua que había llegado hasta los pisos bajos de los edificios.

El Instituto de Meteorología informó que las precipitaciones están asociadas con el retroceso de un frente frío, que se ha mantenido con lento movimiento sobre los territorios occidentales, unido a una vaguada superior en el este del golfo de México.

Según la institución, en las próximas horas se espera la persistencia de las lluvias y chubascos a intervalos que pueden ser fuertes e intensas en localidades de la costa norte de centro y occidente.

Los fuertes aguaceros caídos en las últimas 48 horas sobre La Habana y localidades aledañas coinciden con el fin de la temporada ciclónica 2013 en la que Cuba fue perdonada por los huracanes que la afectan en esta época del año.

Iniciada el 1 de junio pasado, tuvo este año un comportamiento atípico pues se había pronosticado entre 13 a 20 organismos tropicales con nombre, de los cuáles una cifra situada entre siete y 11 llegarán a ser huracanes.