Buscará primer ministro de Pakistán apoyar proceso de paz afgano

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, llegó hoy a Kabul para reunirse con el presidente Hamid Karzai, como parte de los esfuerzos para revivir el proceso de paz de Afganistán antes del retiro de las tropas de la OTAN a finales de 2014.

La visita de un día a ese país es la primera que realiza Sharif desde que asumió el cargo en mayo pasado, y se produce cuando Karzai está enfrascado en una disputa pública con Estados Unidos sobre un acuerdo de seguridad.

Pakistán es un país crucial para la paz en el vecino Afganistán, ya que fue un sostén fundamental del régimen de línea dura de los talibanes entre 1996 y 2001 y en su territorio se esconden los líderes del movimiento radical islámico.

Sharif también se reunirá con el Alto Consejo de Paz, que está buscando a entablar negociaciones con los insurgentes talibanes que continúan luchando contra las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Sharif, quien llegó acompañado de un nutridad delegación, mantendrán conversaciones con funcionarios afganos que están implicados en el proceso de paz afgano con los militantes del Talibán.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán , Ahmad Chaudhry Aizaz, dijo que el proceso de paz afgano y la reconciliación nacional, serán los temas de la reunión entre Karzai y Sharif, reportó el canal afgano de noticias Khaama Press.

La visita se produce una semana después de que Sharif se reunió en Islamabad con una delegación del Alto Consejo de Paz afgano y luego Pakistán liberó al talibán de más alto rango detenido en una cárcel local.

Las negociaciones entre Washington y Kabul para permitir la permanencia de tropas estadunidenses en Afganistán para misiones de entrenamiento y de lucha contra el terrorismo después de 2014, esta estancadas a pesar de grandes progresos.

Washington está dispuesto a completar el acuerdo, pero acusa a Karzai de introducir nuevas condiciones de último minuto a pesar que la gran asamblea "Loya Jirga" aprobó firmar el acuerdo de inmediato.

A esta situación se suma, la critica que lanzó el presidente afgano contra Estados Unidos, y a las fuerzas de la OTAN sobre un ataque aéreo que, dijo, mató a un niño de dos años de edad, en la provincia sureña de Helmand.

"Este ataque muestra que las fuerzas estadunidenses no están respetando las vidas afganas", criticó Karzai, quien añadió que no firmará ningún acuerdo mientras Washington continúe atacando a su pueblo.

La OTAN se disculpó por las víctimas civiles causadas por el ataque aéreo, cuyo objetivo era un comandante talibán que participan en las operaciones contra las fuerzas de seguridad afganas en Helmand.

Estados Unidos, por su parte, buscó negociar con los talibanes, sin la participación de Karzai, luego que los insurgentes abrieron una representación política en Qatar en junio pasado, movimimiento que enfureció a Karzai. Ese proceso está en punto muerto.

Los talibanes, por su parte, han rechazado tener cualquier contacto con el gobierno de Kabul y en cambio, han aumentado los ataques contra las fuerzas locales que asumieron la seguridad en todo el país durante este año.