Reconoce Corea del Norte que retuvo a un veterano estadunidense

El gobierno de Corea del Norte reconoció hoy que tiene en su poder a un veterano de la Guerra de Corea, el estadunidense Merrill E. Newman, de 85 años de edad, al que acusó de "crímenes de guerra".

En octubre pasado, durante un viaje turístico por ese país, el anciano estadunidense fue detenido por "actos hostiles" perpetrados contra Corea del Norte y se le ha acusado de ser un "criminal" implicado en masacres durante la Guerra de Corea (1950-53).

Newman "planeó el espionaje y las actividades subversivas contra la Republica Popular de Corea (nombre oficial de Corea del Norte) y, en este proceso, se vio envuelto en los asesinatos de personas al servicio del Ejército Popular Coreano y de civiles inocentes"

Según un despacho de la agencia estatal de noticias norcoreana, KCNA, el detenido "ha admitido sus crímenes y se ha disculpado por ellos", además precisa que Newman fue arrestado por las autoridades por violar la soberanía y dignidad norcoreana.

Las autoridades de Corea del Norte dieron a conocer un un video que muestra a Newman, con gafas, una camisa de botones azul y pantalones color canela, leyendo su supuesta disculpa, que fue fechada el 9 de noviembre.

"Durante la Guerra, Newman fue culpable de una larga lista de crímenes contra indelebles gobierno y el pueblo de la RPDC (acrónimo de Corea del Norte) siendo asesor de la Unidad de Kuwol del Sexto Regimiento Partisano de Naciones Unidas en Corea, en la parte de la Oficina de Inteligencia del Comando del Lejano Oriente" .

La unidad parece referirse a una de las unidades de operaciones especiales de los partisanos, o irregulares, como Pyongyang designa a los que actuaron contra el Norte.

Su esposa, Alicia, relató a la prensa que su marido estaba sentado en el avión, tras un viaje de 10 días, a la espera de despegar para volver a casa, cuando miembros de las fuerzas de seguridad de Corea del Norte lo bajaron del aparato y se lo llevaron.

Newman fue detenido un día después de que él y su guía hablaran con las autoridades norcoreanas en una reunión en la que se discutió su servicio militar en Corea, según reveló su hijo, Jeff Newman, en una entrevista con la cadena CNN.

Las autoridades norcoreanas también mantienen detenido desde noviembre del año pasado a Kenneth Bae, un misionero estadunidense, de origen coreano, condenado a 15 años de trabajos forzados.

No estaba claro qué pasará ahora con Newman, pero la declaración afirma que el veterano de guerra señaló que si él vuelve a Estados Unidos va a decir toda la verdad sobre su país, una posible indicación de que podría ser liberado, reportó la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Newman, un ávido viajero y ejecutivo financiero retirado, fue detenido el 26 de octubre por las autoridades de Corea del Norte cuando se disponía a abandonar ese país después de una gira de 10 días.

A su compañero de viaje sentado junto a él, vecino y ex profesor de la Universidad de Stanford, Bob Hamrdla, se le permitió salir.