Reciben FARC y gobierno colombiano conclusión de foros sobre drogas

La guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia recibieron hoy aquí las conclusiones de los foros celebrados en ese país sobre la "Solución al problema de las drogas ilícitas".

En un comunicado conjunto, anunciaron también que la entrega formal la realizaron los representantes de la Oficina de la Organización de Naciones Unidas en Colombia y el Centro de Pensamiento para la Paz de la Universidad Nacional.

Los representantes de esas entidades viajaron hasta La Habana, sede de las pláticas que iniciaron el jueves el 17 ciclo de conversaciones para analizar ese tema, tercero de la agenda de seis puntos.

En estos foros, celebrados en Bogotá y San José del Guaviare en septiembre y octubre pasados, participaron más de mil 300 personas de más de 550 organizaciones sociales de todo el país, según la fuente.

Según las delegaciones de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, esas propuestas enriquecerán las discusiones que se realizan en Cuba desde noviembre de 2012.

A finales de mayo pasado, ambas partes lograron un primer acuerdo parcial sobre el tema agrario y a principios de este mes aprobar un segundo pacto de este tipo sobre un consenso para la futura participación política de las FARC en la vida civil de Colombia.

En declaraciones por separado este día, las FARC reconocieron que mantienen en su país "un régimen de tributación y de regulación a las transacciones realizadas por los campesinos" dedicados al cultivo de la coca, materia prima de la cocaína.

Pero alegaron que lo hicieron "siempre pensando en sus derechos, protegiéndolos frente a abusos de intermediarios y narcotraficantes, sin desatender nuestro propósito político mayor: la toma del poder y la construcción de la nueva Colombia".

El jefe del equipo negociador rebelde, Iván Márquez, dijo a periodistas: "No teníamos ni el derecho ni la vocación de volvernos contra la población con miras a prohibirle la única alternativa de que se derivaba su pírrica subsistencia".

Comentó que la guerra contra las drogas sólo combate a los débiles y deja a un lado las causas esenciales del fenómeno, sin enfrentar a lo que llamó los componentes más lucrativos del negocio, que identificó como los narcotraficantes, altos funcionarios del Estado, fuerza militar y policía, empresarios y banqueros.

Antes de viajar a La Habana, el exvicepresidente Humberto de la Calle -al frente de la delegación gubernamental-, declaró que el gobierno busca una Colombia sin coca.

"Queremos un campo sin coca, y que nuestros campesinos dejen atrás definitivamente estos cultivos, que lo único que dejaron en estas regiones es violencia, pobreza y marginalidad", dijo De la Calle, quien ha mantenido aquí su política de no hacer declaraciones a la prensa.