Empezó la temporada navideña en Alemania

El árbol de Navidad en el Palacio Presidencial alemán fue encendido hoy en una ceremonia en la que participaron en torno al abeto natural, de 13 metros de alto, el presidente Joachim Gauck y coros infantiles que entonaron villancicos.

Treinta niños de una escuela primaria berlinesa cantaron junto con el presidente y su pareja, Daniela Schadt, canciones navideñas tradicionales. El alto abeto procede de la localidad de Werder en el estado de Brandenburgo, en el que se encuentra Berlín.

En ese bosque en el que se siembran abetos suele escogerse el más bello para llevarlo al Palacio Bellevue.

El árbol estará encendido hasta el 6 de enero. El enorme pino se encuentra en el centro del patio de honor del Palacio Bellevue, un amplio parque de césped.

El parque solo está separado de la vía pública por una reja, de forma que todo el que quiera puede admirarlo, tanto automovilistas como transeúntes.

El árbol fue encendido porque a partir de este domingo se inicia el ciclo de los cuatro domingos de adviento, que en Alemania se celebran con una reunión familiar para tomar café y comer pasteles, y prender en las coronas de adviento una vela.

Son en total cuatro y las tres restantes se encenderán cada una los siguientes domingos hasta que llegue la Navidad.

A pesar de que todavía no es diciembre, varias de las principales avenidas de la capital alemana ya están decoradas con iluminación navideña.

En la Kürfurstendamm, por ejemplo, que es la principal avenida del Berlín Occidental, se colocaron grandes armazones en los camellones en forma de pinos navideños y ángeles. Su iluminación solo tiene un color: dorado. También las copas de los árboles están cubiertas de leds.

Los mercados de Navidad también empiezan ya a colocarse y abrir sus puertas, lo que da a las principales plazas un aspecto de fiesta popular, en donde se pueden comprar regalos artesanales, beber vino tinto caliente con especies para quitarse el frío, así como comer golosinas típicas.