Exigen cambios en la lucha contra narcotráfico en América

Más de 50 organizaciones de derechos humanos de América exigieron a los gobiernos de la región cambios sustanciales en la lucha contra el narcotráfico, ante el fracaso de las políticas impuestas por Estados Unidos.

En una carta dirigida a los ministros de Seguridad Pública de la región, publicada en el portal del argentino Centro de Estudios Legales y Sociales, las organizaciones convocaron a revisar la orientación de las políticas contra las drogas.

Asimismo, se pronunciaron por una visión integral frente a ese problema mundial.

Las entidades humanitarias subrayaron la necesidad de que las políticas de drogas tengan a la reducción de la violencia y a los derechos humanos como elementos centrales.

Criticaron el actual escenario regional, al que caracterizaron como "marcado por las políticas prohibicionistas y la guerra contra las drogas", y resaltaron la necesidad de debatir cambios en la respuesta estatal a ese flagelo.

Entre otras medidas, recomendaron la implementación de políticas orientadas a mejorar las investigaciones judiciales frente al crimen organizado y la corrupción policial y la revisión de la proporcionalidad en las penas por delitos vinculados con drogas.

Como parte de esta nueva visión, las organizaciones consideraron que se debería sumar la perspectiva de género, la descriminalización del consumo y el fortalecimiento de los mecanismos de prevención y tratamiento para las personas adictas.

La carta fue firmada por 53 organizaciones de todo el continente, desde la Canadian Drug Policy Coalition y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín-Prodh (Mexico), hasta la Comisión de Justicia y Paz (Colombia) y el Centro Brasileño de Políticas de Drogas.

En especial, las organizaciones humanitarias plantearon el rechazo a la utilización de las Fuerzas Armadas en operativos antidrogas en los países de la región.

"La militarización, eje de la guerra contra las drogas, ha demostrado ser inefectiva y contraproducente: los índices de corrupción, inseguridad y violencia han ascendido en los territorios donde las Fuerzas Armadas han actuado", denunciaron.