Se compromete la OTAN investigar ataque contra civiles en Afganistán

Las fuerzas de la OTAN, lideradas por Estados Unidos, en Afganistán se comprometieron hoy a investigar un ataque aéreo, luego que el presidente Hamid Karzai denunció que se cobró la vida de un niño de dos años de edad.

Las bajas civiles han sido uno de los temas más sensibles desde la intervención militar en 2001 en Afganistán, y Karzai advirtió que el último incidente amenaza el acuerdo bilateral de seguridad con Washington.

La coalición de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) reconoció los informes sobre la muerte del menor y lamentó "profundamente las muertes de civiles causadas por este ataque aéreo", en la provincia sureña de Helmand, un semillero de la insurgencia talibán.

"El presidente Hamid Karzai condena enérgicamente el ataque aéreo por fuerzas de la OTAN en una casa que mató a un niño", señaló en un comunicado de su oficina la noche del jueves.

"Este ataque muestra que las fuerzas estadunidenses no están respetando las vidas afganas ... Siempre y cuando los actos unilaterales y atrocidades continúen por las fuerzas estadunidenses en nuestro pueblo, no vamos a firmar el acuerdo con Estados Unidos", añadió

El ataque aéreo fue lanzado desde un avión no tripulado conocido como "drone" y golpeó el pueblo de Faqiran en Helmand, de acuerdo con los reportes reconocidos por las mismas autoridades de la alianza militar, reportó el canal afgano de noticias Khaama Press.

El comando de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), bajo el mando de la OTAN, señaló que el primer ataque fue dirigido contra un jefe insurgente que iba en una motocicleta, pero falló el alcanzar el objetivo.

La víspera, al menos dos mujeres y un menor de edad murieron a consecuencia de un ataque aéreo perpetrado por la aviación del ejército de Estados Unidos contra una vivienda en la provincia de Helmand.

En una segunda incursión en la misma zona, el jefe talibán fue abatido, precisó la ISAF.