Descubren 18 cuerpos de personas ejecutadas en el norte de Irak

La policía iraquí encontró los cadáveres de 18 personas que murieron ejecutadas en una localidad situada al norte de la capital, Bagdad, informaron fuentes policiales y de los servicios médicos locales.

Las personas fueron secuestradas en un falso retén y después murieron ejecutadas en la localidad de Tarmiya, del distrito de Meshahda, situada a unos 32 kilómetros al norte de Bagdad, según confirmaron fuentes hospitalarias y de seguridad.

Según una fuente de la policía consultada por la agencia iraquíde noticias NINA (National Iraqi News Agency), los hombres armados no identificados, que vestían uniformes militares, establecieron un falso retén para secuestrar a las 18 personas.

De acuerdo con el reporte, los hombres, habían sido secuestrados previamente por hombres con uniformes militares que dijeron que los detenían para interrogarlos. Todos recibieron disparos en la cabeza y fueron encontrados en tierras abandonadas.

"Las fuerzas de seguridad llegaron al lugar del incidente y comenzaron una investigación en el terreno", afirmó una fuente al sitio de noticias IraqiNews.

El hallazgo supone la mayor ejecución perpetrada en Irak de una serie de este tipo de ataques cometidos en los últimos meses, un fenómeno que ha registrado un preocupante aumento este año.

Entre las personas muertas se encuentran dos jefes tribales, cuatro policías y un mayor del ejército.

El pasado 23 de octubre, el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, alertó de la gestación de una "guerra genocida" en su país y atribuyó la responsabilidad de la violencia a elementos de grupos terroristas como la red Al-Qaeda y del disuelto Partido Baas

En los últimos meses, la violencia se ha intensificado en Irak, a pesar del refuerzo de las medidas de seguridad y de las campañas contra las organizaciones extremistas.

La noticias se produce cuando apenas ayer al menos 23 personas murieron y otras 74 resultaron heridas, en medio del incremento de los ataques por parte de grupos insurgentes contra las fuerzas de seguridad y la población civil.

La provincia de Babil fue la más afectada debido a la explosión de seis coches bomba en distintas ciudades, que se habrían saldado con al menos tres muertos y 30 heridos. En total, dos coches bomba han explotado en Hilla, otros dos en Hindiya, y uno en Imam y Qaryeh Asriya.