Reanudan conversaciones las dos Coreas sobre complejo industrial

Los gobiernos de Corea del Sur y del Norte comenzaron sus primeras conversaciones para intentar alcanzar un acuerdo sobre la facilitación de la movilidad y el alivio de las restricciones en las comunicaciones en el centro industrial de Kaesong.

El Ministerio surcoreano de Unificación indicó que los representantes de Seúl y Pyongyang analizarán la introducción de un sistema electrónico para controlar el paso de los hombres de negocios hacia y desde Kaesong a través de la identificación por radiofrecuencia (RFID).

El uso de teléfonos móviles y la conectividad a Internet también se discutirán en la reunión entre las partes luego que hace dos meses alcanzaron un acuerdo para destrabar la reapertura de complejo industrial, cerrado unilateralmente por Pyongyang.

La reunión del subcomité a cargo del transporte, las comunicaciones y la tramitación aduanera tiene el objeto de mejorar la operación del complejo industrial de Kaesong, conformado por empresas surcoreanas que utilizan la mano de obra de los norcoreanos.

Durante el encuentro, que tuvo lugar 77 días después de la última reunión, realizada el 13 de septiembre, las dos partes revisaron también la clasificación en el proceso aduanero.

Seúl y Pyongyang no han logrado un resultado visible, debido a la postura pasiva de Corea del Norte, indicó en su reporte la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Los tres asuntos citados son las cuestiones principales para mejorar las regulaciones, a fin de buscar la normalización orientada al desarrollo del complejo industrial intercoreano, situado en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, y lograr su internacionalización.

Las dos Coreas celebraron conversaciones de trabajo sobre otros tres subcomités , incluidas las de protección de la inversión , la internacionalización y las normas sobre su estancia en el complejo el 14 de noviembre.

Las operaciones en Kaesong, que comenzó a funcionar a finales de 2004, fueron suspendidas a principios de abril en pleno incremento de la tensión en la península coreana.

Tras su reapertura, el 16 de septiembre, la mayor parte de las 123 empresas surcoreanas presentes en el complejo han reanudado las operaciones y emplean a alrededor de 44 mil trabajadores norcoreanos, aproximadamente el 80 por ciento de la plantilla.