Perciben falta de claridad en propuesta sobre instituto electoral

La consejera presidente del IEDF, Diana Talavera Flores, cuestionó la presunta autonomía que tendrían los 32 institutos electorales locales del país de crearse un instituto nacional electoral, ya que en los hechos dependerían del nuevo organismo que sustituiría al IFE.

"En el caso de los institutos locales, el proyecto de dictamen de la reforma política habla de autonomía, pero en los hechos no van a ser autónomos (...) se habla que van a depender del propio instituto nacional electoral, pero entonces, si dependen de éste, ya no son autónomos", expresó.

Además, abundó en entrevista con Notimex, la iniciativa establece que los consejeros de ese nuevo instituto serán quienes a su vez designen a los consejeros locales, sin embargo no se precisan los mecanismos de selección.

"Se habla de los criterios, de los requisitos y que serán los consejeros de ese instituto quienes designen a los consejeros de los locales, pero no se dice a través de qué mecanismos; si será a través de una convocatoria pública o una designación como la que realiza el Instituto Federal Electoral (IFE) donde no hay un proceso abierto", abundó.

La consejera presidenta del IEDF resaltó que el dictamen contiene "muchos puntos que no están claros, dado que si bien los organismos locales no desaparecen entre comillas sí se vuelven parte de ese nuevo instituto, entonces no hay tal autonomía".

En ese sentido, manifestó su preocupación por el hecho que los legisladores no tomen en cuenta las propuestas que los titulares de los institutos locales les entregaron durante las reuniones que sostuvieron en el Senado de la República.

Para el IFE con tantos "vacíos", el proyecto de dictamen de reforma electoral "echa para abajo los argumentos esgrimidos por los legisladores para desaparecer a los institutos electorales locales por la supuesta dependencia de los gobernadores y su alto presupuesto".

Ello, insistió Talavera Flores, debido a que "nosotros les dimos a los legisladores una alternativa transparente para evaluar la capacidad de los funcionarios públicos, y para corroborar su experiencia en la materia electoral a través de un proceso claro a la ciudadanía".

No obstante, la iniciativa no refleja esas propuestas, "cuando menos para la selección de los consejeros electorales locales, porque si los designa el instituto nacional electoral -que en todo caso tendría que ser una autoridad diferente-, en realidad no habría tal autonomía".

Lo que establece el proyecto es simplemente trasladar a ese nuevo instituto todas las funciones de los locales, aunque deja una parte que tiene que ver con la organización de los procesos electorales.

Diana Talavera comentó que en términos generales el IEDF tiene mejores resultados en lo que toca a la capacitación y la instalación de casillas que el propio IFE en el Distrito Federal.

Ambos institutos "realizamos procesos aleatorios para elegir a los funcionarios de casilla, sea por el día de nacimiento o la letra de su apellido", añadió.