Pide perdón Martinelli por envenenamiento masivo de 2006 en Panamá

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, lloró hoy en un acto público en que pidió perdón en nombre del Estado por el envenenamiento masivo que en 2006 cobró la vida de más de 300 personas y mantiene enfermos a decenas.

"Me parte el alma esto, a cada uno de ellos le he dicho: 'perdón, esto no debió suceder", dijo Martinelli, quien rompió en llanto y fue consolado por el ministro de Desarrollo Social, Guillermo Ferrufino.

Martinelli encabezó un acto por la entrega de los primeros cheques de una pensión mensual de 600 dólares que se pagará a 104 afectados por el tóxico dietilenglicol, añadido en medicinas elaboradas por la Caja de Seguro Social (CSS) en 2006.

"Este es un problema de un gobierno anterior, es un problema del Estado y de todos los panameños y yo como Presidente de este país no tengo palabras para decirles lo que les voy a decir: les pido disculpas a nombre del Estado", señaló Martinelli.

La pensión vitalicia a los afectados y familiares será retroactiva a enero pasado y se suma a atención especial en el Centro Especial de Toxicología de la CSS.

La sustancia venenosa fue mezclada en medicinas distribuidas por la CSS en 2006, con un saldo de unos 340 muertos.

La única persona que se mantenía presa, el dueño de una empresa intermediaria para la venta del dietilenglicol a la CSS, fue liberado en diciembre del año pasado.

Fallas en los sistemas de control provocaron que en lugar de glicerina solicitada por la CSS, llegará desde China dietilenglicol.

Los afectados por el tóxico padecen problemas de hígado y riñones y pérdida de visión.