Diputados se pronuncian por impulsar políticas agrarias

Las siete fracciones representadas en el Palacio Legislativo de San Lázaro se pronunciaron por impulsar políticas públicas y estrategias agrarias que permitan atender la difícil situación que vive el campo.

Al conmemorar el 102 aniversario del Plan de Ayala, la vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Maricela Velázquez Sánchez, estableció que en el México moderno las ideas deben ser, en sustitución de las armas, las banderas que permitan luchar y establecer las políticas públicas que lleven al desarrollo agrario.

Se pronunció por la adecuación del Plan de Ayala para reestructurar las estrategias agrarias y responder a las demandas del campo y sus trabajadores.

La diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) afirmó que los actores políticos están llamados a reactivar el campo mexicano y así respetar los ideales de la Revolución Mexicana.

Por el Partido Acción Nacional (PAN) habló el diputado Juan Pablo Adame Alemán, quien recordó el lema del Plan de Ayala, "Libertad, Justicia y Ley" y señaló que su mayor importancia radica en que con sus acciones se canalizaron con sencillez las inquietudes campesinas.

Indicó que en la actualidad se requiere establecer acciones que promuevan la humanización del campo con infraestructura, gestión de nuevas tecnologías, fortalecimiento de la cadena productiva, así como impulso a la comercialización y aprovechamiento de los productos agrícolas.

Por lo tanto, añadió, es preciso que el gobierno y los particulares promuevan una organización competitiva de la producción agroalimentaria, agropecuaria y forestal, para enfrentar con éxito la creciente integración económica de las naciones.

El diputado Francisco Rodríguez Montero habló a nombre del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y llamó a las demás fracciones legislativas a trabajar con congruencia la reforma energética y respetar la lucha revolucionaria y los logros alcanzados por el derramamiento de sangre de esa época.

Subrayó que el Congreso debe recordar el lema del Plan de Ayala, "Reforma, Libertad, Justicia y Ley", y los objetivos que buscaban los revolucionarios, durante la discusión que se lleva a cabo sobre la reforma energética, para no trastocar sus ideales.

Dijo que las reformas son y seguirán siendo las vías para el desarrollo del país, pero las modificaciones energéticas deben darse para modernizar a Petróleos Mexicanos (Pemex) y no privatizarlo.

El representante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Amílcar Villafuerte Trujillo, aseguró que hoy, como hace un siglo, el campesino vive los mismos problemas y debe migrar o buscar alternativas para superar problemas de pobreza y subsistencia, por lo que urgió a aplicar políticas destinadas a dinamizar el agro.

Durante su intervención dio a conocer que el próximo año se destinarán 12 mil millones de pesos para incentivar la agricultura familiar, pero "el problema es que muchos de los recursos producidos por los trabajadores agrícolas son absorbidos por los intermediarios".

Al recordar la fecha, señaló que el gobierno e instituciones deben tener sensibilidad y capacidad política, para atender reclamos en el sector agrícola, ya que la lucha de los zapatistas debe servir para reconocer la importancia de los campesinos y las mujeres como motor de sus comunidades, e interlocutores ante el Estado mexicano.

A su vez, Ricardo Monreal Ávila, coordinador de Movimiento Ciudadano, expuso que a 102 años de la promulgación de este documento, no hay que celebrar, ya que el pensamiento de Emiliano Zapata y sus seguidores ha sido traicionado por la aprobación de todas "las contrarreformas" del último año.

"Las contrarreformas dan contrasentido a los planteamientos originales de Zapata. La reforma laboral es la abrogación franca de los principales postulados de este movimiento, la educativa es lo más parecido al autoritarismo porfirista", puntualizó.

En tanto, el vicecoordinador del Partido del Trabajo (PT), Ricardo Cantú Garza, aseveró que el gran mérito del Plan de Ayala era la restitución de las tierras a los propietarios legítimos que habían sido despojados de ellas.

Indicó que su fracción ratifica su compromiso con la clase campesina del país, para que se les dote de mayores apoyos para la producción agropecuaria y garantizar la soberanía alimentaria.

Explicó que seguirán pugnando por que se cumpla a cabalidad el Artículo 127 constitucional fracción 20, referente al desarrollo rural integral; pues aunque el 10 de abril de 1919 lograron asesinar la presencia física de una persona (Zapata), no el principio de que "la tierra es de quien la trabaja".

René Ricardo Fujiwara Montelongo, de Nueva Alianza, manifestó que es el momento de repensar el futuro agrario del país y dejar atrás la actitud paternalista que sólo causa abandono y atraso en ese sector,

Destacó que se presenta la oportunidad de plasmar, a través de la ley, un nuevo paradigma sobre la dura situación que impera en el campo mexicano, con políticas sociales, inversión y desarrollo.

Añadió que esta nueva legislación debe impulsar a los pequeños y grandes productores.