Diputados del PRD cierran filas contra reforma política

Coordinador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo, consideró que el anteproyecto de reforma político-electoral aprobado en el Senado, está incompleto y sólo satisface las intenciones de los panistas.

En conferencia de prensa, donde estuvieron presentes varios legisladores perredistas, dijo que los priístas y panistas quieren "mutilar" la reforma dejando fuera muchas de las propuestas del PRD, sobre todo en materia de participación ciudadana, iniciativa ciudadana, candidaturas independientes y consultas ciudadanas, así como las sanciones por rebase de gastos de campaña.

"Es una reforma mocha, rabona, limitada, que nada tiene que ver con lo que se propuso", expresó.

Asimismo, criticó las acotaciones y limitaciones previstas al nuevo órgano electoral "que se había visualizado como la solución a los problemas de cacicazgo y de manipuleo que hacen buena parte de los gobernadores para controlar, manipular y orientar los procesos electorales".

Además exigió a los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) actuar con prudencia y no apresurar la aprobación de las reformas energética y político-electoral.

"El PAN puso como una condición que saliera primero la reforma política para luego acompañar la reforma energética, con lo cual, están simulando una reforma política, porque de todo lo que se había planteado, una buena parte no se está incluyendo", recordó.

Por separado el vicecoordinador del PRD, Miguel Alonso Raya, demandó construir un Instituto Nacional Electoral (INE) fuerte, o de lo contrario continuarán las elecciones conflictivas, la falta de transparencia en los comicios estatales, se mantendrá el uso clientelar de los programas sociales y consecuentemente la inequidad en las contiendas.

"Si el gobierno, el PRI y el PAN, ceden y flexibilizan sus posturas, y permiten que se impongan los poderes fácticos y las presiones de los gobernadores, y el nuevo órgano electoral no cuenta con consejeros a toda prueba, habrá en consecuencia un INE descafeinado, sin fuerza, y no servirá de nada", apuntó.

Señaló que la reforma del régimen debería ser para avanzar en el "semiparlamentarismo", en donde el Congreso sea un verdadero contrapeso frente al presidencialismo, y modificar la Constitución para poder colocarla a la altura de la nueva diversidad del país, de un México plural, y con otro papel del Poder Legislativo y del Poder Judicial.