Solicitan productores rurales más presupuesto para el campo en DF

Organizaciones de productores rurales afiliadas al Frente Auténtico del Campo (FAC) pidieron a la Asamblea Legislativa y al jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera Espinosa, ampliar y reorientar el presupuesto destinado al sector rural de la capital del país.

En conferencia de prensa, dio a conocer que el 5 de diciembre próximo quedará constituido el Frente Auténtico del Campo en el Distrito Federal (FAC-DF) donde participarán las delegaciones de las agrupaciones que conforman la nacional.

El coordinador de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en el Distrito Federal, Jonathan Huerta, dijo que la intención es que Mancera Espinosa sepa que son insuficientes las acciones emprendidas para el sector rural de la capital, ante las necesidades de los productores y trabajadores agrícolas de esta entidad federativa.

Mencionó que luego de que se aprobó el presupuesto para la ciudad de México, es necesario exigir al jefe de gobierno y a la Asamblea Legislativa a que se reoriente la política dirigida al sector rural y se le destinen más recursos para impulsar la productividad.

Además, indicó, dentro de la reorientación, se deben establecer mecanismos para establecer diversas demandas de los productores y de los trabajadores agrícolas, como seguros de desempleo y otro para enfrentar las contingencias climáticas.

A su vez, Rodolfo Flores, secretario general de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), refirió que también pedirán a la ALDF y a Mancera Espinosa lograr la igualdad entre la ciudad y el sector rural de la capital.

Lo anterior, porque mientras el sector rural brinda diversos servicios a la zona urbana, como es la recarga de mantos acuíferos y aire limpio, la ciudad sólo manda al sector rural, desperdicios y tiraderos de cascajo, además de invasiones y la expansión de la mancha urbana.

Dicho sector se ubica en una superficie de 87 mil 310 hectáreas, donde se localizan 49 poblados, con una población de corte rural de cerca de 700 mil habitantes de los 2.2 millones que viven en suelo de conservación.