Clama mexicana por libertad de su hijo en Día de Acción de Gracias

En el Día de Acción de Gracias una mexicana madre de un preso en una cárcel de California pidió clemencia a las autoridades y, desesperada, exige su excarcelación luego de que sigue retenido tras cumplir su condena.

"Estoy desesperada y como no he recibido respuesta de autoridades, la próxima semana iniciaré una huelga de hambre, ya sea en el consulado de México en Los Ángeles o afuera de la Corte", declaró a Notimex Carolina Mejía, originaria de Guanajuato.

"Pido que ya lo dejen salir y hasta que ya me lo deporten, porque quiero verlo y abrazarlo, pero que ya lo saquen de donde lo han retenido más del tiempo de sentencia", compartió sobre el caso de Noel Arreola, de 29 años.

Arreola, quien fue ingresado indocumentado a Estados Unidos por su madre a los cinco años de edad, y quien estudió en escuelas hasta el equivalente a segundo de secundaria, ha enfrentado junto con sus familiares un viacrucis luego de que fuera diagnosticado hace años de esquizofrenia.

"Hace más de diez años había sido multado por cruzarse la calle con su bicicleta y como no teníamos dinero optó por pagar con cárcel, pero cuando salió ya no era el mismo. Lo sedaron, le dieron medicinas para aparentemente controlarle" la esquizofrenia, contó.

"Pero todo fue extraño y como no sabe uno de esas cosas. No se puede uno explicar qué pasó, pero mi hijo era muy buen deportista y era muy alegre y muy cariñoso. Estudió en la secundaria John Adams", recordó.

"Para mí fue una irresponsabilidad lo que hicieron porque las autoridades optaron por tenerlo drogado casi como vegetal, me lo entregaron en aquella ocasión y como yo no sabía qué hacer ni a quién recurrir, sólo me dediqué a cuidarlo", indicó.

"Y después de ahí, por lo drogado, tenía que quedarle de comer, bañarlo como un niño. Era frecuente que tuviera reacciones explosivas, y hasta se quiso quitar la vida dos veces y cuando era detenido por la policía lo castigaban y le daban más medicamentos de esos", relató.

El último incidente ocurrió cuando fue encontrado herido con un cuchillo de cocina, pero fue acusado por un examigo de la familia por intento de agresión y por eso lo sentenciaron a cinco años de prisión.

"El hombre que lo acusó era una persona que traficaba con drogas y aparentemente pretendía abusar de la hermana de Noel y por eso la defendió, pero aquel hombre lo acusó y las autoridades le hicieron más caso", denunció.

Con su sentencia de cinco años de cárcel, Noel fue transferido y no ha tenido una prisión fija, sino que ha estado recluido en media docena y ha ido desde el reclusorio de Chino, hasta Salinas, en Bakersfield y Castaic, entre otras.

"No lo veo desde hace dos años y no me saben decir en dónde está", indicó.

"Estoy en trámites de ciudadanía y sé que si me lo deportan puedo ir a verlo a México o atenderlo como su madre que soy, estoy desesperada por saber de él", insistió.

"Mi exigencia es que ya lleva casi seis años preso y ya cumplió los cinco años de su sentencia. Las mismas autoridades no le dan su libertad pero tampoco dan respuesta para saber de él y cómo está", reclamó.