Afirman que bajó la cifra de guerrerenses deportados de EUA

El titular de la Secretaría de los Migrantes y Asuntos Internacionales en Guerrero, Netzahualcoyolt Bustamante Santín, afirmó que desde hace dos años ha bajado la cifra de guerrerenses deportados de Estados Unidos.

Entrevistado en el puerto, indicó que en el 2011, se registró un total 35 mil guerrerenses deportados por autoridades estadunidenses, que se encontraban de forma ilegal en Estados Unidos.

En el 2012 la cifra bajó a 30 mil y durante 2013 se estima que sumen 25 mil los paisanos deportados.

Refirió que el año pasado fueron más de 11 mil niños guerrerenses repatriados, en algunos casos son menores no acompañados, de los cuales suman un total de mil 500, detalló.

"Nos preocupa por una razón, porque no sólo se les trata con desprecio, en algunos lugares como Alabama y Arizona, por las leyes antiinmigrantes", manifestó.

Detalló que la peor situación en "las familias de inmigrantes es la desintegración familiar, ya que son deportados los padres, pero los hijos que nacen en Estados Unidos no y aquí en Guerrero hay un problema de reinserción social, porque los padres no han tramitado la doble nacionalidad".

Expresó que en estos casos se aplica un fondo del migrante, con proyectos de autoempleo, que este año cuenta con un recurso de 13 millones de pesos para que se reinserten en la sociedad.

Consideró que otros aspectos por los que ha bajado la cifra de guerrerenses deportados es la economía de Estados Unidos, la seguridad en la frontera y los controles, con los cuales van a prisión si intentan entrar de manera ilegal a ese país dos veces en un año.

Bustamante resaltó que cuando la economía del país vecino mejore, habrá de nuevo una demanda de mano de obra y aumentará el flujo de migrantes.

Lamentó que en la Frontera de Nuevo Laredo, al detener a inmigrantes los traten como convictos, aunque sean mujeres y niños, "los bajan de los autobuses y todos son deportados", dijo.

Aseguró que no todos los deportados vuelven a Guerrero, pues muchos se quedan en la frontera para tratar de buscar los medios y volver a entrar a Estados Unidos.