Continuará Irán la construcción en la central nuclear de Arak

Irán seguirá adelante con la construcción en la planta nuclear de Arak, en el centro del país, a pesar del acuerdo alcanzado el fin de semana pasado con las potencias sobre su programa nuclear, informó hoy el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif.

"La potencia del reactor no aumentará, no produciremos nuevo combustible nuclear, no habrán nuevos equipos, pero la construcción continuará", dijo Zarif al Parlamento, según la televisión iraní Press TV.

El reactor de investigación de agua pesada emergió como uno de los varios temas cruciales en las negociaciones en Ginebra la semana pasada, cuando Irán acordó con las potencias mundiales frenar su programa nuclear por seis meses a cambio de un alivio de las sanciones económicas.

Irán aseguró que no tendría "ningún nuevo avance de sus actividades" en el reactor de Arak, de acuerdo con el texto del acuerdo.

Sin embargo, expertos comentaron que una aparente laguna en el texto podría permitir a Teherán construir componentes fuera de las instalaciones. No estaba inmediatamente claro si Zarif se refería a esta u otra actividad de la construcción.

Irán ha dicho que podría abrir el reactor el próximo año con el único propósito de hacer isótopos médicos para investigación.

Pero los países occidentales creen que podría producir plutonio, uno de los dos materiales, junto con el uranio enriquecido, que se puede utilizar para hacer el núcleo fisible de una bomba nuclear.

Respecto al acuerdo logrado el domingo pasado, el presidente iraní, Hasán Rohaní, dijo que el alivio de las sanciones es insuficiente para solucionar los problemas económicos, heredados por su predecesor Mohamed Ahmadineyad.

Aseguró que los problemas económicos por los que atraviesa Irán van más allá de las sanciones impuestas por la comunidad internacional y ha culpado de la actual situación a la "estanflación sin precedentes" en que se encontró el país.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo que los problemas económicos de su país van más allá de las sanciones y culpó al derroche de su predecesor de línea dura Mahmoud Ahmadinejad de una "estanflación sin precedentes".

En una crítica a Ahmadineyad, Rohaní dijo que "la estanflación en 1391 no tiene precedentes", en alusión al año iraní que concluyó en marzo pasado, durante la cual la economía iraní se contrajo un 6.0 por ciento y la inflación se disparó más de un 40 por ciento.

"Estos datos demuestran las condiciones heredadas del anterior gobierno y las condiciones en las que debemos lidiar con los problemas", declaró Rohaní durante un discurso pronunciado anoche para conmemorar sus primeros 100 días al frente de la presidencia.