Pelé surge en Suecia 1958 y Brasil logra su primer título mundial

Por primera vez en su historia la selección de Brasil conquistó una Copa del Mundo, en Suecia 1958, tras vencer en la gran final al equipo anfitrión por 5-2 con dos goles de "Pelé", quien surgiría como la gran estrella del balompié.

Incluido México, que logró su primer punto en una justa del orbe, 16 selecciones disputaron la corona del 8 de junio al 29 del mismo mes, cuando el "scratch du oro" se proclamó campeón en el estadio Rasunda, de Solna.

La presencia de la televisión internacional por primera vez realzó el torneo, el cual vio surgir con solo 17 años de edad a uno de los mejores jugadores de la historia, Edson Arantes do Nascimento "Pelé".

Brasil, que exhibió una revolucionario esquema ofensivo con cuatro atacantes, tenía en sus filas a los talentosos Didí, Vavá, Djalma y Nilton Santos, además del joven Pelé y el habilidoso Garrincha, por lo que era el equipo a vencer y que finalmente se proclamó monarca.

La ronda inicial de la "verdeamarela" fue buena en cuanto a su capacidad goleadora, aunque ante Inglaterra debieron conformarse con la igualada sin goles, y en cuartos de final se impusieron a Gales por la mínima diferencia gracias a un gol de Pelé.

En semifinales el combinado sudamericano enfrentó un duro compromiso, pues su rival era Francia, que llegaba con su delantero estelar, Just Fontaine, campeón goleador con 13 tantos, pero que no pudo ante la maquinaria ofensiva de Brasil.

Pelé se destapó con tres anotaciones, a los minutos 52, 64 y 75, para comandar a su equipo al triunfo 5-2 y avanzar a la gran final ante el anfitrión Suecia, que doblegó 3-1 a la República Federal de Alemania para llegar al duelo definitivo.

En el partido para definir al campeón, Nils Liedholm adelantó a Suecia apenas al minuto cuatro, pero el combinado sudamericano reaccionó y con doblete de Vavá remontó, ventaja que nunca perderían para consagrarse campeones.

Dos tantos de Pelé y uno de Mario Zagallo redondearon la goleada pese al intento de reacción sueco con el tanto de Agne Simonsson, quien nada pudo hacer para evitar la coronación de Brasil, que conquistó el mundial en territorio europeo.