Rechaza Berlusconi dejar política pese a expulsión del Parlamento

El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, anunció hoy que permanecerá en la escena política, pese a que el Senado estaba por decidir su expulsión tras su condena penal definitiva por fraude fiscal.

Ante unas dos mil personas reunidas afuera del Palacio Grazioli, su residencia en el centro de Roma, Il Cavaliere reiteró sus acusaciones contra la magistratura y dijo que aún si queda fuera del Parlamento se mantendrá en la política.

"Es una jornada de luto para la democracia. A partir de 1994 (cuando se lanzó a la política), una magistratura de extrema izquierda se ha dado a la misión de llegar al socialismo por la vía judicial", aseguró.

Denunció que los jueces han buscado echarlo de la política con la serie de juicios por corrupción, asociación mafiosa, prostitución de menor, concusión o fraude fiscal que le han abierto.

"Han sido 52 los procesos que me han abierto contra. Hemos luchado, nos hemos defendido, hemos usado muchos recursos económicos buscando no perder la serenidad", dijo.

Berlusconi, quien durante sus diferentes gobiernos despenalizó algunos delitos de los que era acusado, insistió en que ha librado sin ninguna condena un total de 41 juicios.

Pero, agregó, "los jueces cambiaron estrategia y tras militarizar las fiscalías han ocupado los colegios juzgantes y es por eso que han florecido las condenas".

Dijo que la condena definitiva por fraude fiscal en la compraventa de derechos televisivos de su empresa Mediaset, en la que se ha basado su expulsión del Parlamento, "está viciada" porque fue juzgado por magistrados "que tenían una idea predeterminada sobre mí".

"Ha comenzado el proceso de expulsión, para el cual han pisoteado la ley", aseveró.

Berlusconi lanzó su arenga mientras en el Senado inició con anticipación, en torno a las 17 horas locales, la votación sobre su expulsión.

Durante la manifestación fueron detenidas 11 personas, aparentemente infiltrados que intentaron entrar en la residencia del ex premier, además de que fue retirada por la policía una pancarta que calificaba como "golpe de Estado" la expulsión parlamentaria de Berlusconi.

En el Senado también se vivieron momentos de tensión e incluso enfrentamientos verbales entre los simpatizantes de Berlusconi y los disidentes, que se salieron recientemente de su partido para seguir al ex "delfín" de Il Cavalire, el ministro del Interior, Angelino Alfano.

Asimismo, los parlamentarios de Forza Italia, el partido del ex primer ministro, atacaron a la senadora del opositor Movimiento 5 Estrellas, Paola Taverna que en una arenga ante el pleno dijo que el ex premier se lanzó a la política en 1994 solamente para defender sus intereses.

"Berlusconi es un delincuente habitual y reincidente que no saltó a la política para liberar al país como dice él, sino para salvar a sus empresas y que estaba en el Senado para planear delitos e incrementar su patrimonio", afirmó Taverna.