Logra Merkel acuerdo con partido opositor para gobernar hasta 2017

Los conservadores de la canciller Angela Merkel y la oposición socialdemócrata (SPD) acordaron hoy formar un gobierno de coalición en Alemania para los próximos cuatro años.

Según fuentes oficiales, la Unión Cristianodemócrata (CDU), sus aliados de la Unión Socialcristiana (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) se aliaron para formar gobierno antes de Navidad.

El acuerdo alcanzado la madrugada de este miércoles satisface buena parte de sus promesas electorales y las exigencias con las que llegaron a la ronda de negociaciones de la gran coalición. El SPD se apunta el tanto de fijar por ley un salario mínimo de 8.5 euros la hora a partir de 2015 y un compromiso que modifica las condiciones de concesión de la doble nacionalidad.

"Los niños nacidos en Alemania después de 1990 tendrán derecho a la doble ciudadanía", tema fundamental para los socialdemócratas del SPD, quienes lo habían defendido en campaña electoral.

El acuerdo de gobierno llegó 65 días después de las elecciones federales de Alemania. Los partidos de la coalición que gobernará el país son tres: el SPD, la CDU y su partido gemelo bávaro de la Unión Cristiano Social (CSU).

Angela Merkel, canciller, y Sigmar Gabriel, líder del SPD quien será vicencanciller, aparecieron en la madrugada frente a las cámaras para anunciar que el acuerdo había sido alcanzado y que más tarde darían los detalles.

Los partidos lograron también acuerdos acerca de una reforma de pensiones, el salario mínimo, y un polémico impuesto utilizo en las autopistas alemanas que inicialmente se dirigía sólo a los extranjeros --según la CSU-- y que sin embargo será también para los alemanes.

No hubo grandes novedades acerca de la Unión Europea (UE), donde la receta de Merkel, la de la austeridad para alcanzar en el futuro más competitividad y crecimiento, ha sido trascrita a pié de letra.

"La Eurozona necesita combinar reformas estructurales para aumentar la competitividad con una consolidación rigurosa de los presupuestos nacionales", agregó.

Además, el contrato sella de manera definitiva el "no" alemán a la emisión de deuda común: "El principio según el cual cada miembro de la UE es responsable de sus compromisos y tiene que ser mantenido".

El gran obstáculo para la aprobación definitiva del contrato procede de las filas del SPD, este partido anunció que realizará un referendo entre sus miembros para la aprobación del acuerdo y su decisión será vinculante.

El ala izquierda del SPD se distanció de muchos puntos. Aún así Thomas Oppermann, jefe de la fracción parlamentaria del SPD, aseguró que "podemos presentarnos frente a los miembros del partido con pleno convencimiento".

No se especificaron todavía los nombres de los nuevos ministros de gobierno, aunque la prensa alemana especula que serán seis de la CDU, seis del SPD y tres de la CSU.

El próximo 17 de diciembre Merkel será nombrada canciller por la tercera vez y entrará así en la historia.