Advierten vínculo entre pobreza y violencia de género

La titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles, advirtió que pobreza y violencia de género están íntimamente vinculadas, más de un millón de mujeres han sufrido violencia en su vida y diariamente mueren seis por su condición de mujer.

Ante ello consideró que para combatir la violencia hacia las mujeres es necesario ir más allá de lo jurídico.

Al acompañar al presidente Enrique Peña Nieto durante su gira de trabajo por la región de la montaña de esta entidad, donde se conmemoró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la funcionaria destacó que es uno de los delitos que más se cometen en el país.

La funcionaria consideró que para combatir la violencia contra las mujeres es necesario ir más allá de lo jurídico.

Denunció que en muchas partes de México se castiga más el robo de una vaca que el de una mujer y a jovencitas casi niñas sus padres las venden, en algunos casos incluso a bandas criminales dedicadas a la trata de personas.

Lamentó que el secuestro de una mujer o su violación pretendan ser reparados simplemente con el matrimonio, cuando esos delitos deberían castigarse con la cárcel.

El maltrato empieza desde edades muy tempranas. Según la encuesta sobre violencia en el noviazgo reveló que 39 por ciento de las jóvenes declara ser víctima de la violencia emocional de su novio y ocho por ciento ha padecido violencia sexual.

Ante el gobernador de Guerrero, secretarios de Estado, legisladores locales y federales, y cientos de mujeres de esta región considerada una de las más pobres del país, Robles Berlanga resaltó que pobreza y violencia de género están íntimamente vinculadas.

La titular de la Secretaría de Desarrollo Social añadió que la violencia de género se agrava si se trata de mujeres indígenas.

Un México en paz implica que las mujeres vivan libres de violencia e incorporarnos a un México de igualdad. Todavía es mucho el camino que recorrer para acreditar que la violencia no es normal, sino un delito e inclusive uno de los que más se cometen en el país, enfatizó.