Darán reformas a México ímpetu para el crecimiento: FMI

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó hoy que las reformas estructurales en México darán un "importante, aunque gradual" ímpetu al crecimiento en el mediano plazo de la economía mexicana.

En las conclusiones de las consultas bajo el Artículo IV del organismo multilateral, los miembros del Directorio subrayaron por ello los beneficios de una pronta aprobación de la legislación secundaria y de las regulaciones.

"Los directores dieron la bienvenida al progreso y las reformas estructurales orientadas a mejorar la educación pública, incrementar la flexibilidad del mercado de trabajo y alentar la competencia en las telecomunicaciones", señaló el documento.

Asimismo alentaron a las autoridades a considerar esfuerzos adicionales para simplificar las operaciones de los fondos de estabilización petrolera.

De la misma forma recomendaron apuntalar la recolección de ingresos de impuestos no petroleros y mantener las ganancias por la eliminación de subsidios a los precios domésticos de la gasolina.

En relación con la política monetaria de México, el director ejecutivo coincidió en que la posición actual es apropiada y que las políticas de tasa de cambio y monetaria están bien posicionadas para manejar los riesgos de la economía global.

Los directores hicieron notar en ese sentido que la línea de crédito flexible continúa sirviendo como un complemento a las reservas internacionales en caso de que se materialicen los riesgos a la baja.

El Directorio Ejecutivo anunció por separado que México continúa satisfaciendo los criterios de acceso a los recursos de la Línea de Crédito Flexible (LCF) por 73 mil millones de dólares.

En sus conclusiones de las consultas bajo el Artículo IV, los miembros del directorio observaron que la economía mexicana ha empezado a operar por debajo de su capacidad, con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real estimado en 1.2 por ciento en 2013, una baja en relación con el 3.6 por ciento de 2012.

Aunque hicieron notar que la actividad económica declinó "agudamente" en el primer semestre del año, indicaron que la proyección de crecimiento para este año asume un "fuerte rebote" en el segundo semestre.

Entre los factores positivos enumeraron la recuperación de las manufacturas en respuesta a un aumento del sector en Estados Unidos, así como una recuperación del impulso por parte del gasto público.

En materia inflacionaria, el Directorio Ejecutivo apuntó que la desaceleración de la economía está ayudando a contener las presiones en los precios, con una inflación proyectada en 3.5 por ciento para finales de año.

Sin embargo hicieron notar que desde mediados de 2013 las presiones en los precios de los alimentos se han atemperado, de manera que la inflación central se ha mantenido en niveles históricamente bajos de 2.5 por ciento desde julio.

En relación con el déficit de la cuenta corriente, el Directorio Ejecutivo proyectó un ensanchamiento de 1.7 por ciento del PIB para 2013, en tanto el déficit comercial no petrolero permanecería en un nivel de 1.0 del PIB.

El Directorio Ejecutivo destacó que los mercados de activos financieros de México mostraron mayor resistencia que otros mercados emergentes después que la Reserva Federal de Estados Unidos inició la discusión sobre el desfase de la política de estímulo económico en mayo.

Al respecto observó que hasta abril el apetito de los inversionistas para los activos mexicanos fue apuntalado por las perspectivas de reformas estructurales adicionales, así como de una amplia oferta de liquidez global, lo que generó una fuerte apreciación del peso.

Para el segundo trimestre del año, los flujos de capital, especialmente de inversiones de portafolio de extranjeros, cayeron de manera precipitada en relación con su techo del primer trimestre, aunque los mil presidentes ayudaron a amortiguar esos efectos, señaló el FMI.