Respaldan obispos en EUA la nueva evangelización del Papa

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos se pronunció hoy a favor de la exhortación apostólica del Papa Francisco para la nueva evangelización.

"El Papa Francisco lidera el mundo hacia una fe más profunda y los obispos estadunidenses esperan ansiosos compartir esas palabras en sus diócesis", señaló en un comunicado David Ricken, presidente del Comité sobre Evangelización y Catequesis de la Conferencia.

El documento "La Alegría del Evangelio" presentado por el Papa Francisco en Roma este fin de semana, expresa su expectativa por que la iglesia se enfoque más en el aspecto misionero de propagar el evangelio a riesgo de colapsarse.

"El Papa Francisco es un modelo viviente de la Nueva Evangelización, él nos muestra cómo vivir el Evangelio y llegar al mundo con lo que cada persona necesita, una relación con Dios" agregó el Obispo Ricken.

Agregó que la guía del Papa para la profundización de la fe en el mundo es recibida "felizmente" por los obispos estadunidenses y esperan compartir dicha exhortación con sus diócesis.

Anotó que el documento representa la respuesta oficial del pontífice a los diálogos sostenidos en el Sínodo de Obispos en el que se reunieron para discutir "cómo la Iglesia Católica puede renovar la energía de los Católicos, fortalecer su fe y compartir mejor el Evangelio con el resto del mundo".

En el documento, el Papa rechaza "la idolatría del dinero", expresa su preocupación por la brecha cada vez más pronunciada entre los pobres y los ricos y señala como responsables de ese desequilibrio a las "ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera".

En su exhortación el Papa Francisco no abordó el tema de las mujeres en el sacerdocio y mantiene sin cambios la política sobre el aborto.

Sin embargo se pronuncio por la "conversión del papado" o la descentralización y democratización de la iglesia, así como el empoderamiento de las mujeres laicas.

Asimismo pide un mayor acceso a los sacramentos, en particular a la comunión que tendría consecuencias para las personas divorciadas hasta ahora excluidas.