Despierta entusiasmo elección de nuevo Congreso en Colombia

La elección del Congreso colombiano despertó el entusiasmo de los sectores sociales, que han anunciado su deseo de participar en los comicios de marzo próximo, convencidos de lograr una renovación del Poder Legislativo.

Politólogos locales coincidieron este martes en que con la llegada de alternativas nuevas a la contienda electoral, Colombia podría tener un cambio en la composición política y en el funcionamiento del Congreso desde el próximo año.

Para el analista César Valderrama, "la tercería y el voto de opinión están cogiendo mucha fuerza", por lo que se espera un avance de los sectores independientes en el escenario político colombiano de cara al proceso electoral del año entrante.

El columnista Pedro Medellín previó "no solo unas elecciones legislativas muy competidas, sino un cambio sustantivo en la composición política y en la calidad del trabajo del Congreso", por el perfil de los candidatos.

En las últimas semanas hicieron pública su aspiración a curules en el Congreso el movimiento estudiantil colombiano, con su líder Sergio Fernández, el partido del Tomate o de los "indignados" y el Movimiento Dignidad Agropecuaria.

Los estudiantes y campesinos han sido protagonistas de movilizaciones sociales en los últimos tres años, los primeros para presionar el desmonte de la reforma a la educación y los segundos para exigir salidas a la crisis agraria.

"El pueblo quiere algo diferente y creemos que nosotros somos una opción distinta, y por esto y muchas razones, queremos tener candidatos a la Presidencia y el Congreso", dijo a periodistas el líder campesino César Pachón.

Miles de cultivadores agrícolas bloquearon en agosto pasado varias carreteras del país para exigir salidas a la crisis que los afecta y que atribuyen al alto costo de los insumos y a los Tratados de Libre Comercio (TLC).

El cierre de vías, que se extendió por 21 días, generó desabastecimiento de víveres y gasolina, así como choques entre manifestantes y fuerzas antimotines, los cuales dejaron al menos 12 muertos, 485 heridos y más de 500 detenidos.

Convencido de lograr desde el Congreso los cambios que requiere la educación superior, el líder estudiantil colombiano Sergio Fernández anunció esta semana que aspirará a la Cámara de Representantes para "seguir dando la batalla".

En 2011, Fernández encabezó las marchas universitarias para presionar el retiro de la reforma educativa presentada entonces por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, y la cual, según los estudiantes, abría "espacios a su privatización".

El movimiento de los "indignados", famoso por arrojar tomates a vallas y fotos de funcionarios públicos por polémicas decisiones que han adoptado desde sus cargos, también anunció que buscará acceder al Congreso como proyecto alternativo.