Apoya papa Francisco a San Lorenzo para campeón

El papa Francisco reafirmó su simpatía por el equipo San Lorenzo de Almagro y expresó su confianza en que salga campeón del futbol argentino, esto durante una audiencia con sindicalistas de su país reunidos aquí.

Casi 90 minutos duró el encuentro con los líderes de diversos gremios de la Confederación General del Trabajo (CGT), unos 25 en total.

El directivo de la Unión Obrero Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, dio a conocer a Notimex detalles de la conversación en la residencia vaticana, la Casa de Santa Marta.

"Siente un poco de nostalgia por su país, como todo argentino, pero estaba muy contento y feliz, sobre todo cuando le hablamos de San Lorenzo. (Cuando le sacamos el tema) nos respondió: 'ya está, ya está'. Está convencido que va a salir campeón", dijo.

San Lorenzo encabeza el torneo de Primera División del balompié Argentino con 31 puntos, tras disputarse 17 de las 19 fechas que lo componen. Pero es seguido muy de cerca por Newell's All Boys con 30 unidades, Lanús y Arsenal con 29.

Desde pequeño y gracias a su padre, el actual pontífice es aficionado al San Lorenzo. De hecho posee la credencial de socio 88235N.

Pero no todo fue futbol en el encuentro de Francisco con los sindicalistas. El diálogo careció de todo protocolo, aunque el telón de fondo fue la política argentina.

El Sumo Pontífice aprovechó para pedir a los visitantes "trabajar por la unidad del mundo, por la unidad de los argentinos y de los sindicatos".

"Él nos pidió y nosotros estamos de acuerdo, de bregar por la unidad de la Argentina", dijo Caló.

"Nos presentamos a Francisco todos los integrantes de la comitiva, unos 25 compañeros. Él nos habló más a nosotros que nosotros a él. Tuvimos una conversación muy amena, pidió por el trabajo, que cuidemos la familia, que trabajemos por los más necesitados, que defendamos la cultura del trabajo", abundó.

Durante el encuentro, el papa Francisco se colocó en medio de los dirigentes, saludó a todos personalmente y se entretuvo unos instantes con cada uno. Cada quien le obsequió un objeto distinto.

A su vez, Caló le regaló una estatua de fray Luis Beltrán, patrono de la Unión Obrero Metalúrgica, por ser el primer fundidor que tuvo la Argentina.