Emiten en Tamaulipas recomendaciones a escuelas ante onda gélida

La Secretaría de Educación en Tamaulipas emitió una serie de recomendaciones a los padres de familia y directores de planteles escolares sobre las medidas que se aplicarán ante la primera tormenta invernal que afecta al norte del país.

El titular de la dependencia, Diódoro Guerra Rodríguez, indicó que será decisión de los padres enviar o no a sus hijos a la escuela, cuando el termómetro descienda hasta los cinco grados o menos.

Manifestó que se giraron instrucciones a todas las escuelas de la entidad para que se mantengan en constante coordinación a través de los Centros Regionales de Desarrollo Educativos y "den el aviso a los padres de familia y sean ellos quienes tomen la decisión de enviar o no a sus hijos a clases".

Resaltó que pese a las bajas temperaturas, los profesores estarán presentes en las aulas recibiendo a los alumnos que vayan llegando.

Enfatizó que en años anteriores se han seguido estas mismas acciones ante el descenso de temperatura, por lo que se espera que los padres de familia decidan lo mejor para el bienestar de sus hijos.

Consideró necesario fomentar una cultura de autocuidado entre los escolares a manera que conozcan las formas correctas de protegerse ante las inclemencias de clima frío, así como alimentarse acorde con la época a fin de prevenir enfermedades estacionarias.

La Secretaría de Educación refirió que ante las bajas temperaturas que se registran en la entidad, los alumnos pueden utilizar cualquier tipo de ropa adecuada para salvaguardarse del clima, ya que el uso de uniforme no es obligatorio mientras sea para prevenir enfermedades respiratorias.

Por otra parte, la encargada del albergue ubicado en el Centro de Desarrollo Integral para la Familia (CEDIF) número uno en esta ciudad, Lidia Haces Valdez, dijo que ante el pronóstico de que el mal tiempo se extenderá, seguirán abiertos para atender a las personas que así lo requieran.

Enfatizó que aunque hasta el momento no ha sido necesario abrir otro albergue, el municipio cuenta con la capacidad necesaria para atender a las personas indigentes o a quienes las condiciones de sus viviendas no les garanticen una buena protección ante las inclemencias del tiempo.