Podrán permanecer yates en Cuba hasta por cinco años

El gobierno de Cuba autorizó que embarcaciones de recreo en viaje de placer permanezcan en el país hasta cinco años, informó hoy la Gaceta Oficial de la isla.

Ese período podrá ser prolongado, según normativas del nuevo reglamento de marinas aprobado por el gobierno del presidente Raúl Castro, considerado un nuevo paso para atraer turismo internacional hacia la isla.

El Decreto 314/2013 tiene fecha de emisión el pasado 21 de noviembre y está acompañado por resoluciones de los ministerios de Finanzas y Precios, y de Turismo.

Según la versión oficial, este reglamento llega para perfeccionar y simplificar los trámites de despacho de embarcaciones y fortalecer la competitividad de las marinas turísticas cubanas.

A partir de su entrada en vigor, el dueño de una embarcación que se ausente por un período prolongado deberá firmar un contrato con la marina para garantizar la custodia de la misma y los servicios que requiera.

El proceso de despacho de las embarcaciones de recreo procedentes del extranjero será dirigido por la Capitanía de Puerto donde radica la marina, indicó la Gaceta.

A traves de un portal en su página web, considerado una novedad, el ministerio de Turismo atenderá las solicitudes de los dueños de estas embarcaciones.

Así las cosas, los interesados en visitar marinas cubanas podrán enviar información de forma adelantada sobre la embarcación, tripulantes y pasajeros, lo que facilitará su acceso a las aguas territoriales.

El reglamentó aclaró que para evitar afectaciones medioambientales se reguló que en posiciones de atraque y fondeo no se realicen labores de reparación, mantenimiento, limpieza y pintura.

También prohíbe echar al agua cualquier tipo de desechos o sustancias contaminantes.

A mediados este año, el parlamento cubano aprobó su primera Ley de Navegación Marítima, Fluvial y Lacustre.

La legislación regula el régimen general de la navegación en Cuba, en su mar territorial, zona contigua, zona económica exclusiva, las aguas interiores, los ríos, lagunas y embalses; sus servicios auxiliares o conexos.

Igualmente, lo relativo a la marina mercante, la de pesca y la recreativa, los buques con fines comerciales, científicos, turísticos, deportivos o recreativos, y los actos y hechos relacionados con el transporte marítimo.