Demandan sobrevivientes de naufragio a ejército belga

Un grupo de inmigrantes indocumentados que sobrevivieron a un naufragio en el Mediterráneo interpuso hoy una queja contra el ejército belga porque no respondió a sus llamados de ayuda pese a tener buques desplegados en la zona.

El suceso ocurrió en marzo de 2011 y cobró la vida de 63 inmigrantes procedentes de Etiopía, Eritrea, Nigeria, Ghana y Sudán, que quedaron sin combustible, comida y agua al tratar de realizar la travesía de las costas de Libia a Italia en un bote de 10 metros de largo.

Al tener conocimiento del accidente, la guardia costera italiana emitió una señal de alerta máxima a todos los buques que se encontraban en la zona del naufragio, repetida cada cuatro horas entre el 27 de marzo, día del accidente, y el 6 de abril.

Según los tres supervivientes, respaldados por la Federación Internacional para los Derechos Humanos (FIHD) y la Liga de los Derechos Humanos de Bélgica (LDH), diversos elementos apuntan a que el buque belga Narciso M923 transitaba por el sector entre el 3 y 5 de abril y "sin duda" recibió los avisos de socorro.

La abogada Véronique Van Der Plancke, vicepresidenta de la LDH, afirmó que "varios testigos" han mencionado como un buque que podría ser el Narciso M923 se acercó a algunos metros del bote de los inmigrantes y partió sin prestar asistencia.

También afirmaron que un helicóptero sobrevoló la zona y llegó a proveer de comida y agua a los inmigrantes, pero no les rescató.

La queja será estudiada por el Tribunal de primera instancia de Bruselas con base en el derecho internacional, que condena la ausencia de socorro a personas en peligro, por tratarse de civiles que huían de un país en guerra (en el caso, Libia).