Divulgan Libro Blanco para la independencia de Escocia

El primer ministro escocés Alex Salmond presentó hoy el Libro Blanco de 670 páginas con 650 preguntas y respuestas sobre la independencia de Escocia, que será decidida en el referendo del 18 de septiembre de 2014.

El documento "El futuro de Escocia. Tu guía hacia una Escocia independiente", es la visión que el actual gobierno del Partido Nacional Escocés tiene sobre la independencia de esta nación que a la fecha conforma Reino Unido.

En una ceremonia en Glasgow indicó que se trata de una ambiciosa guía aspiracional sobre las oportunidades y los beneficios que acarrearía la independencia.

El documento fue redactado con la simple pero poderosa creencia de que las decisiones sobre Escocia deben de ser tomadas aquí, por la gente que vive y trabaja aquí, dijo de acuerdo al reporte del sitio electrónico de The Scotsman.

Escocia, en la parte norte de Reino Unido, rebasa a la fecha cinco millones de habitantes. Fue independiente hasta 1707 cuando firmó el Acta de Unión con Inglaterra, aunque conservó sus propios sistemas legal, educativo y religioso.

Añadió que el asunto de la independencia no será decidido por los políticos o los medios de comunicación, sino por la gente. El futuro de Escocia está ahora en las manos de los escoceses, insistió.

Entre los detalles que se han conocido figura que el nuevo país, si así se decide en el referendo, conservaría su membresía en la Unión Europea (UE) y usaría como moneda a la libra.

Poseería una fuerza de defensa inicial de siete mil 500 hombres con dos mil 500 reservista, que crecería a 15 mil hombres y cinco mil reservistas en 10 años.

En el inicio conservaría la actual pensión británica y a partir de 2016 habría una pensión para todos quienes alcanzaran la edad de retiro.

Además, prevé una política sin costo de atención a los niños a partir de 2024, y quienes fueran migrantes legales, podrían optar por la ciudadanía.

Los ciudadanos británicos nacidos o que hayan crecido en Escocia tendrían derecho a un pasaporte escocés que se otorgaría también a quienes se naturalizaran.

Previo a la presentación de "El futuro de Escocia. Tu guía hacia una Escocia independiente", se divulgó que la independencia de Escocia significaría mil libras más (unos mil 600 dólares) de impuestos cada año para cada escocés.

La cifra proviene de un estudio del Instituto de Estudios Fiscales (FIS) y precisó que el nuevo país necesitaría elevar impuestos, cortar el gasto público, o tomar ambas decisiones, para crear una economía sustentable, señaló un reporte de la BBC.