Violencia contra la mujer a veces es producto de aprendizaje: experta

Los episodios de violencia contra la mujer son de tipo "multifactorial", pero muchos casos tienen que ver con cuestiones "de aprendizaje, de lo que se ve en casa", aseguró hoy la psicóloga Reneé Mondragón.

La especialista en cuestiones de violencia contra el sexo femenino reconoció que "de forma inicial" se requiere trabajar con la autoestima de cada persona "y que reconozca que lo que está viviendo es violencia y que conozca sus derechos como mujer".

En entrevista con Notimex, en ocasión del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Reneé Mondragón contó su experiencia como terapeuta a través de la línea telefónica de ayuda Origen.

Fundación Origen, a través del número 01800 151616, brinda orientación psicológica y legal, gratuita y confidencial a mujeres que viven situación de violencia.

Con un amplio currículum en violencia, relación de pareja, comunicación asertiva y déficit de atención, la especialista reconoció que la orientación que ofrece depende de cada caso.

Comentó que algunas mujeres que tuvieron alguna situación de violencia consideran que tienen que aguantar ese trato porque "es mi cruz" o "es mi marido", conducta que responde a cuestiones que les fueron legadas desde sus padres, y a éstos sus abuelos.

"Entonces, si tienen esta información. Esta forma de pensar, de que tienen que aguantarse, que no tienen que denunciar, que tienen que hacer lo que su esposo diga, cuando se vive mucho tiempo así, se empieza a normalizar la violencia", explicó.

Por ello, en la Fundación Origen la orientación o tratamiento "es variada" en términos de tiempo, porque depende de los recursos con que cuente cada mujer para acudir, por ejemplo, a los servicios de salud en caso de golpes, o a las redes familiares, con amigos y compañeros de trabajo.

Además, advirtió que a "una mujer que no tiene dinero, que no trabaja, que su familia vive lejos, no le puedes decir que deje a su esposo porque le pega, (sino que) se requiere de todo un proceso".

Reneé Mondragón recalcó que las situaciones de violencia no sólo se aprenden en el hogar, sino también cuando se tiene una relación de noviazgo.

"En el enamoramiento se cree o se piensa que cuando se casen la pareja va a cambiar. Pero si (la pareja) no cambió, jamás va a cambiar", sostuvo.

Abundó que la forma "más visible" de violencia contra la mujer es la física, con golpes, marcas en el cuerpo y moretones, pero la de tipo emocional se manifiesta con baja autoestima, angustia y alejamiento de los círculos sociales, como la familia, la escuela o las personas más allegadas.

"En muchos casos, los hombres empiezan a cerrar las redes de apoyo hacia las mujeres, justamente para que no busquen ayuda", expresó la psicóloga.

También rechazó que el estado de ebriedad de la pareja sea motivo de exaltación que lleve a una situación violenta, eso "no es causa de la violencia".

La línea de ayuda Origen es un modelo de intervención social replicable basado en centros comunitarios. La fundación que puso en marcha ese servicio resultó ganadora del segundo lugar de la Iniciativa México 2010, en la que se recibieron más de 47 mil propuestas.