Sedesol y Unesco firman convenio para impulsar el desarrollo humano

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) suscribieron un convenio marco para impulsar el desarrollo humano y mejorar la calidad de vida de la población en pobreza.

La titular de la Sedesol, Rosario Robles Berlanga, y la representante de la UNESCO en México, Nuria Sanz Gallego, firmaron el documento a través del cual, además de combatir la pobreza mediante cultura alimentaria adecuada, se pretende salvaguardar el patrimonio material e inmaterial de México.

El documento incluye el bienestar social, la salvaguarda del patrimonio cultural material e inmaterial de las comunidades y el fomento al aprendizaje.

También la innovación, la productividad y el rendimiento económico a nivel local, así como el desarrollo científico y tecnológico y la promoción del potencial creativo, cultural, social y económico de las mismas.

En su intervención, la titular de Sedesol indicó que la cultura es un componente importante en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, por lo que el principal objetivo es "llegar a las comunidades a través de sus riquezas, más que de sus carencias".

Subrayó que el patrimonio cultural tiene que ser revalorado y reincorporado en todas las políticas públicas, a fin no solamente de orientar y educar sobre nutrición, sino recuperar la cultura gastronómica y nutricional de todas las regiones de México.

Hay que volver a lo básico en la alimentación, para que siete millones de mexicanos en condiciones de pobreza extrema alimentaria puedan comer adecuadamente, lo que significa un esfuerzo adicional en lo educativo y en lo cultural, que nos permita avanzar, aseveró.

Robles Berlanga subrayó que por eso se trabaja con las mujeres en los comedores comunitarios, con dietas avaladas por el Instituto Nacional de Salud Pública, "pero el reto es incorporar los alimentos que tradicionalmente se producen y se consumen en la región".

Admitió que en esta política de inclusión no se debe perder de vista el reto que significa lograr el libre consentimiento de las mujeres, por encima de usos y costumbres que son violatorios de sus derechos humanos.

En tanto, Sanz Gallegos dijo que cultura y desarrollo son un binomio que se debe fortalecer para crear políticas públicas y, a través de ellas, incluir el tema en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), antes de 2015.

Por lo anterior, entregó a la titular de la Sedesol 37 proyectos desarrollados por la UNESCO en colaboración con las Agencias de Naciones Unidas a través del Marco de Planificación de las Actividades del desarrollo de las Naciones Unidas a Nivel País (UNDAF).

La UNESCO concibe que el progreso social y económico están culturalmente condicionados, por ello, pobreza no sólo implica carencia de bienes y servicios esenciales, sino falta de oportunidades para elegir una existencia completa y más satisfactoria en formas que se expresan al desarrollar capacidades y aumentar las posibilidades de elección, detalló.

En ese organismo se entiende que la cultura es el capital del desarrollo, el conjunto de prácticas sociales y simbólicas propiedad de todas las comunidades del orbe, cualquier que sea su nivel de ingreso, enfatizó.

La vigencia del Convenio entre la UNESCO y la Sedesol es hasta el 31 de diciembre de 2018, y durante la firma fungió como testigo de honor la coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas y representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, Marcia de Castro.