Recibió tripulación del Costa Concordia orden para calmar a pasajeros

Tras el choque con los escollos que provocó el naufragio del crucero Costa Concordia en 2012, se ordenó no alarmar a los pasajeros, aseguró hoy Jacqueline Abad Quine, miembro de la tripulación y quien compareció en el juicio por el desastre en el que murieron 34 personas.

"Me fue ordenado decir a los pasajeros que todo estaba bajo control, que había un apagón y que debían regresar a sus cabinas", declaró la mujer entre lágrimas en la audiencia de este lunes, celebrada en un teatro de la central ciudad de Grosseto.

Dijo, sin embargo, que los pasajeros estaban muy nerviosos y querían subir a las lanchas salvavidas. "Pero nosotros (la tripulación) no teníamos una orden en ese sentido", acotó la peruana, quien trabajaba como asistente del director de crucero del Costa Concordia.

"Mi tarea era la de calmar a los pasajeros y de guiarlos a embarcarse (en las lanchas salvavidas). Llamé a mi jefe, el director de crucero Francesco Raccomandato, quien me respondió que la tripulación estaba asustando a los pasajeros", afirmó.

Abad Quine fue filmada por algunos pasajeros en los momentos posteriores al choque contra los escollos, cuando aseguraba que todo estaba bajo control y que sólo se trataba de un apagón.

"Hice mi primer anuncio a los pasajeros en italiano, inglés y español. Había niños abrazados a sus padres, dos niños estaban perdidos y con mi equipo los buscamos", declaró.

"Es muy difícil reconstruir todo lo sucedido", concluyó.

La nave naufragó el 13 de enero de 2012 frente a la isla italiana del Giglio, en la central región de Toscana, cuando chocó con los escollos por acercarse demasiado a la costa.

En el proceso en Grosseto el principal imputado es el ex capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, acusado de homicidio culposo, naufragio y abandono de la nave.