En Chihuahua la Profepa libera a dos gavilanes y una aguililla

A fin de reintegrarlos a su ecosistema y recuperar las poblaciones de estas aves rapaces en riesgo, la Profepa liberó dos ejemplares de gavilán de Cooper y uno de aguililla Swainson en su hábitat en Chihuahua.

Personal de Protección de Flora y Fauna de Campo Verde, en el municipio de Madera, entregó a la Profepa los dos polluelos de gavilán de Cooper (accipiter cooperii) desde que tenían aproximadamente un mes de edad.

Ambas aves fueron canalizadas a personal de control de fauna nociva, el cual realizó el proceso de entrenamiento de vuelo para que pudieran ser liberadas, explicó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en un comunicado.

En julio, además, un particular entregó a la Delegación Federal de la dependencia en la entidad un ejemplar de aguililla Swainson (Buteo swainsoni) con el ala lesionada, por lo que a ésta se le colocó una férula de fibra de vidrio para permitir que sanara.

A partir de que sanó se le dieron terapias de rehabilitación, con el objetivo de que recuperara la fuerza y liberar al ejemplar posteriormente.

De esta forma, la Profepa reintrodujo a los tres ejemplares de vida silvestre a su hábitat, en el Parque Nacional Cumbres de Majalca, zona a cargo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), lo que garantiza su supervivencia y protección.

Tanto el gavilán de Cooper como la aguililla Swainson son especies que si bien no son endémicas de México, están listadas en la norma NOM-059-SEMARNAT-2010 en la categoría Pr, esto es que sujetas a protección especial, precisó la procuraduría.