Violencia femenina afecta a casi 50% de mexicanas: diputadas

Las diputadas panistas Carmen Lucía Pérez Camarena y Karina Labastida Sotelo se pronunciaron contra la violencia femenina y la simulación para combatir este flagelo, que afecta a casi la mitad de la población femenina en México.

En comunicados por separado las diputadas expusieron cifras y acciones que desde hace cuatro décadas se realizan para combatir la agresión de cualquier tipo contra las mujeres, sobre todo de sus parejas, y que señalan que 70 por ciento de ellas no denuncian a sus esposos.

La secretaria de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, Carmen Lucía Pérez Camarena, indicó en su oportunidad que no se cansarán de alzar la voz contra quienes ejercen algún tipo de violencia contra las mujeres.

La legisladora del Partido Acción Nacional (PAN) reconoció que a pesar de que esta lucha comenzó en México hace más de 40 años, aún se registran ataques de diversa índole, los cuales no se pueden tolerar y deben ser sancionados.

Labastida Sotelo, quien es secretaria de la Comisión de Justicia y de la Comisión Especial para dar Seguimiento a los Feminicidios, calificó como una "simulación" de los tres órdenes de gobierno la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

"Prueba de ello es que en nuestro país ni siquiera existe un registro nacional de feminicidios, pese a que éste delito es la mayor expresión de odio hacia el género femenino", dijo.

Las legisladoras refirieron que en este 25 de noviembre, cuando se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, "en México aún tenemos muchas acciones pendientes".

Sobre el particular, Pérez Camarena opinó que en México se deben sancionar y denunciar todos los actos que atenten contra la integridad de las mujeres, pero reconoció que ese esfuerzo quedará trunco si no se busca como sociedad el reconocimiento al trabajo femenino, de sus derechos y se cuente con una mejor educación.

Refirió que en las Encuestas Nacionales sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2006 y 2011, que estudia la situación de las mujeres de 15 años en adelante con pareja, se señala que 43.2 por ciento tuvieron al menos un incidente de violencia a lo largo de su relación conyugal.

En 2011 este porcentaje aumentó a 46.1 por ciento, lo cual puede deberse a que durante los años de crisis o de recuperación económica aumenta la violencia en general y también se manifiesta en la relación de pareja, detalló Pérez Camarena.

Según el estudio, en 2006 al menos 37.5 por ciento de mujeres de más de 15 años experimentaron actos de violencia emocional; 23.4 por ciento, económica; 19.2 por ciento, física, y nueve por ciento fue víctima de violencia sexual por su pareja, refirió la legisladora panista.

Destacó que en el caso de la violencia física se observó una baja a 13.5 por ciento, esto es 5.7 puntos menos, así como en el caso de la sexual que es de 7.3 por ciento, hubo un descenso de 1.7 puntos respecto a 2006.

La también diputada del Partido Acción Nacional consideró que durante el año que lleva la presente administración federal, no se han registrado grandes cambios ni avances, menos aún acciones tendientes a la drástica disminución de la violencia contra el sector femenino.

En opinión de Karina Labastida, si bien las cifras son importantes para medir el índice de violencia contra las mujeres, más importante aún es exigir a las autoridades resultados que permitan revertir esa tendencia.

Destacó que la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares -que se realiza de manera periódica- es uno de los principales mecanismos con que se cuenta para conocer información respecto a la violencia contra las mujeres.

Sin embargo, muchas veces los gobiernos estatales se niegan a proporcionan datos al respecto.

La legisladora mexiquense destacó también que son las propias procuradurías de justicia estatales las encargadas de proporcionar al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) información sobre la violencia de género.

Recordó que la Alerta por Violencia de Género es un mecanismo para prevenir las agresiones contra las mujeres, pero no se ha puesto a prueba por temores político-partidistas.