Piden "acuerdos mínimos humanitarios" para consolidar paz colombiana

El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, propuso hoy al gobierno y a la guerrilla de las FARC la adopción de "acuerdos mínimos humanitarios" para darle credibilidad a los diálogos de paz que sostienen ambas partes en La Habana, Cuba.

En una carta abierta, el funcionario sugirió varias propuestas al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para crear espacios que fortalezcan la negociación de paz.

Garzón le propuso a la insurgencia dejar en libertad sin condiciones a todos los secuestrados, poner fin al reclutamiento forzado de menores, cesar los ataques contra la infraestructura económica y social y ayudar al desminado.

"Si la guerrilla se compromete a lo anterior, previa verificación de la Iglesia católica y de la comunidad internacional y si así lo acepta el presidente (Santos), lo natural es que el gobierno también se comprometa con unos mínimos", subrayó.

El vicepresidente sugirió al Ejecutivo respetar la integridad física de los insurgentes comprometidos con la implementación y ejecución de "esos mínimos humanitarios" y priorizar la inversión social en las zonas donde se concentra la pobreza.

También propuso que el gobierno contribuya con los organismos judiciales en la lucha contra la impunidad y corrupción y en la continuidad con la reparación de las víctimas de la violencia, además de reforzar el diálogo social y respeto de los derechos humanos.

Asimismo, "continuar con la población civil y comunidad internacional las labores de desminado humanitario, de solidaridad con las víctimas de las minas antipersonal y de prevención con programas sociales del reclutamiento forzado de menores", añadió Garzón.

El vicepresidente colombiano, por último, propuso al gobierno que se comprometa a promover dentro de la sociedad "la cultura del perdón, de la reconciliación y de compromiso de toda la población en la búsqueda y consolidación de la paz".