Dedica la CND "Noche de Gala" a Guillermina Bravo

Con la presentación de 12 piezas coreográficas, tres de ellas estrenos, la Compañía Nacional de Danza (CND) ofreció ayer una "Noche de Gala" que dedicó a la memoria de la recién fallecida bailarina y coreógrafa mexicana Guillermina Bravo (1920-2013).

En la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, la agrupación de ballet clásico más representativa a nivel nacional, por su conformación, sus dimensiones y repertorio, honró la memoria de quien fuera la figura más importante de la danza en México, al iniciar temporada en el recinto de mármol de esta capital.

Ante poco más de mil personas, la CND que representa a México con lo mejor de la danza, tanto clásica como contemporánea, nacional e internacional, cautivó a chicos y grandes con un programa con el que además, conmemoró su 50 aniversario.

"Allemande", de Joshua Beamish, director artístico de Move: la compañía; "Mona Lisa", del coreógrafo Itzik Galili, y "El pájaro de fuego", del bailarín y coreógrafo Maurice Béjart (1927-2007); fueron los estrenos presentados.

A la "Noche de Gala" se sumó con una serie de cuadros de ballet clásico del repertorio de la CND, entre los que destacaron: "El Lago de los cisnes", "La Esmeralda", "La bella durmiente", "El Cascanueces" y "La Bayadera.

Complementó con las obras "Vivaldi para trece bailarines", "Baile de graduación", "Don Quijote" y "Raymonda", con los que el público reconoció el esfuerzo y talento del selecto grupo de bailarines.

Acompañados por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes (OCBA), la agrupación brindó un gran espectáculo con el que chicos y grandes quedaron hipnotizados debido a las magistrales coreografías en el escenario por espacio de poco más una hora media.

La CND atrapó con su maestría, técnica interpretativa en solos y duetos; además de la destreza, resistencia y unidad de conjunto en el cuerpo de baile.

Los tres estrenos llamaron fuertemente la atención de los presentes, pues en el escenario, los más de 20 bailarines brindaron coreografías conformadas por gran cantidad de movimientos en piernas y brazos, mostrando además, resistencia, gran flexibilidad y orden coreográfico.

Las más reconocidas de la velada fueron "Mona Lisa" y "El pájaro de fuego", pues se trata de dos obras que gozan de virtuosismo, orden coreográfico, y que no requieren de gran iluminación.

La CND continuará con sus festejos de 50 aniversario con funciones los días 26 y 28 de noviembre y 1 de diciembre en el Palacio de Bellas Artes, en el centro de esta capital.