Inicia misión de distensión en Berlín grupo de Congreso estadunidense

Una delegación del Congreso estadunidense iniciará hoy reuniones con sus homólogos alemanes, a fin de distender la situación tras conocerse las acciones del espionaje estadunidense en este país europeo.

La delegación la encabezan el senador Chris Murphy y el diputado Gregory Meeks, y se reunirá con los ministros de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, del Interior, Hans Peter Friedrich, así como legisladores relacionados con el control de los servicios secretos.

Previo a las pláticas, Murphy manifestó que no quería sobreestimar lo que se puede lograr durante los dos días de encuentros sobre las actividades de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en Alemania.

Parte de la prensa local espera disculpas estadunidenses, pero no hay señales de que algo así ocurra, de acuerdo a informaciones que esos medios han recabado en Washington.

Murphy, que preside el Comité de Política Exterior para Europa pero su punto fuerte es la política de familia y salud, declaró que su objetivo es contribuir a que las relaciones entre los dos países mejoren.

La canciller federal alemana Angela Merkel declaró cuando quedó de manifiesto que incluso su celular fue espiado por la estadunidense Agencia Nacional de Seguridad (NSA), que no era aceptable el espionaje entre amigos.

Por su parte el secretario estadunidense de Estado, John Kerry, expresó que esa posición era ingenua, pues todos los países con intereses internacionales llevan a cabo muchas actividades para proteger su seguridad nacional.

Murphy, a su vez, declaró que los jefes de estado europeos deben ser honestos con los ciudadanos y decirles como utilizan sus programas de espionaje.

A diferencia de lo que desea la opinión pública de Alemania, la delegación estadunidense se propone mantener a Europa como aliado en la lucha internacional contra el terrorismo.

Antes de partir de Estados Unidos Murphy explicó que "voy a Europa a dejar en claro que debemos continuar luchando juntos contra el terrorismo, a pesar del enojo por los programas de la NSA".

Para la delegación estadunidense, el objetivo es que se comprenda el gigantesco programa de espionaje y escucha de Estados Unidos.