México cerrará año con 500 mil empleos formales más, afirma Navarrete

México cerrará este año con 500 mil empleos, que no son producto del crecimiento económico del país, sino de un buen programa de formalización de empleo, del que emigraron esos 500 mil informales a empleos formales, dijo el Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida.

En su visita a Tamaulipas para representar al presidente Enrique Peña Nieto en el Tercer Informe del gobernador Egidio Torre Cantú, Navarrete Prida aseguró que con la reforma laboral puesta en marcha, las expectativas de generación de empleo en el país son optimistas.

"Son extraordinariamente optimistas, el país va a tener una tasa de crecimiento cercana al 4 por ciento", refirió.

Argumentó que este año el programa de formalización, que inició el Ejecutivo federal, junto con los gobernadores, donde en Tamaulipas ha tenido éxito, permitió bajar la informalidad casi en 500 mil personas, que han migrado a la formalidad, según cifras del INEGI.

Aclaró sin embargo que las altas al IMSS no corresponden al crecimiento económico, sino a una migración a la formalidad, que consideró, es muy bueno para todos los trabajadores.

Respecto a Tamaulipas, el Secretario del Trabajo señaló que Tamaulipas es un estado de grandes contrastes, pero que sin duda también es un estado muy pujante.

Agregó que Tamaulipas tiene un enorme potencial y al que las reformas que se han puesto constitucionales lo van a beneficiar directamente, sobre todo en el tema de la energía.

Comentó que para abatir el primer lugar en desempleo, Tamaulipas debe cumplir con los diez compromisos que tiene el Presidente que son básicamente en infraestructura de salud y en agua, y seguramente con el empuje del propio gobierno del estado, lo va a lograr para tener un Tamaulipas mejor.

Respecto de la posibilidad de que los 30 millones de mexicanos que viven en la informalidad pasen a la formalidad, el funcionario federal dijo que esto tardará mucho tiempo y dependerá de qué tanto funcione la reforma hacendaria, donde los incentivos están puestos del lado de la formalidad.

"Sin embargo, si hubiéramos seguido con las mismas condiciones antes de la reforma hacendaria, en 50 años solamente hubiéramos bajado la mitad de la tasa de informalidad", advirtió.

Y subrayó que la reforma hacendaria debe de disminuir aceleradamente el plazo para que la informalidad baje y se generen empleos de calidad y de larga duración en el país.