Recurren a "farmacias de compuestos" estados en EUA para ejecuciones

Los estados que aplican la pena de muerte en Estados Unidos recurren cada vez más a las "farmacias de compuestos", con escasa regulación, para obtener las sustancias que requieren para las ejecuciones, ante la renuencia de las farmacéuticas.

Las "farmacias de compuestos", que mezclan y preparan medicamentos bajo pedido, han sido con frecuencia responsabilizadas por abastecer productos contaminados que propician infecciones bacterianas o brotes de meningitis, y por la proliferación de esteroides.

La Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) no regula las farmacias de compuestos, pero un proyecto de ley aguarda la firma del presidente Barack Obama para darle un poder limitado a fin de inspeccionar a las mayores farmacias de este tipo.

Algunos estados obtienen de las farmacias de compuestos sustancias como el pentobarbital, que ciertas compañías farmacéuticas han dejado de producir o han dispuesto que no se utilicen para ejecuciones.

El pasado miércoles, el estado de Missouri utilizó pentobarbital adquirido en una farmacia de compuestos para ejecutar a Joseph Paul Franklin, sentenciado a muerte por una serie de homicidios cometidos a finales de la década de 1970.

Durante años, Missouri, Texas, Virginia, Florida y otros de los 36 estados que aplican la pena de muerte usaron una secuencia de tres inyecciones para ejecutar reclusos, pero la renuencia de las farmacéuticas los ha forzado a sustituir sus compuestos.

Hasta 2010, se utilizaba el tiopental sódico como parte de la inyección letal, pero la única empresa que lo fabricaba en Estados Unidos, Hospira, dejó de hacerlo, por lo que muchos estados recurrieron al pentobarbital.

El pentobarbital es un sedante utilizado para eutanasia de animales, para el tratamiento de ciertos tipos de epilepsia humana, y sólo en el estado de Oregon se permitía usarlo para el suicidio con asistencia médica, que es legal en esa entidad.

Pero el creciente uso del pentobarbital para ejecuciones condujo a la firma danesa Dundeco, propietaria de la fórmula y fabricante, a dejar de venderlo en los estados que lo usaban con ese fin, y a prohibir a sus distribuidores proporcionarlo para ese objetivo.

Por ello, al menos siete estados obtienen el barbitúrico para sus ejecuciones en las farmacias de compuestos, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, que se opone a la aplicación del castigo capital.

Por el uso de pentobaribital, Texas fue demandada por abogados de tres reos sentenciados a muerte, que acusaron a las autoridades de experimentar con fármacos, y aunque el recurso fue desechado en dos casos, sigue pendiente la decisión en el tercero.

Otros reos de distintos estados demandaron para detener sus ejecuciones con pentobarbital provisto por farmacias de compuestos.

Los opositores a la pena de muerte sostienen que este tipo de farmacias no son confiables, y que las ejecuciones con drogas defectuosas podrían ser crueles en extremo.

Las farmacias de compuestos tienen que obtener una licencia del estado, y hay una acreditación nacional, pero esta no es obligatoria.