Califican acuerdo con Irán como victoria para gobierno de Obama

La prensa en Estados Unidos calificó hoy el acuerdo alcanzado con Irán para disminuir su programa nuclear como una victoria diplomática de la administración del presidente Barack Obama.

"El acuerdo es una victoria buscada desde hace mucho tiempo por la administración Obama que desde sus primeros días hizo del programa nuclear iraní una de sus más altas prioridades", apuntó el diario The Washington Post.

Indicó que el arreglo temporal supone una victoria también para el secretario de Estado, John Kerry, quien viajó a Ginebra dos veces en dos semanas.

El acuerdo temporal alcanzado la madrugada de este domingo contempla que Irán reducirá su programa nuclear a cambio de que Estados Unidos destrabe entre seis y siete mil millones de dólares en bienes iraníes congelados por las sanciones impuestas.

Las negociaciones cerraron al filo de las 03:00 horas locales (02:00 GMT) después de cuatro días complejos e intensos entre Irán y el G5+1, integrado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania.

Además Irán se ha comprometido a detener el procesamiento de uranio enriquecido hasta el 20 por ciento y sólo podrá hacerlo por debajo del 5.0 por ciento, lo que resulta suficiente para su uso civil.

El pacto, que tendrá una vigencia de seis meses, establece que Teherán no seguirá expandiendo las plantas nucleares de Fordo y Natanz, ni la planta de agua pesada de Arak, que está en construcción.

El Washington Post destacó que el gobierno de Obama buscaba concretar un acuerdo lo más pronto posible ante las amenazas del Congreso de imponer nuevas sanciones a Irán.

El diario The New York Times subrayó por su parte la molestia del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, quien calificó el convenio como un "error histórico".

"Esa amarga declaración refleja la profunda suspicacia dentro del gobierno de Netanyahu de que Obama acordara un arreglo final que deje a Irán a pocas vueltas de desarmador de un arma (nuclear)", remarcó el matutino.

Subrayó asimismo el desacuerdo del gobierno de Arabia Saudita, que busca un programa de armas nucleares propio presuntamente obtenido de Pakistán.

"Tales advertencias son parte de un teatro esperado de esas negociaciones", agregó.

Puntualizó que Estados Unidos debe buscar simultáneamente acomodarse lo suficiente a un nuevo liderazgo iraní para conservar las pláticas "frágiles" y ser suficientemente duro con sus aliados y el Congreso para no ser acusado de "ingenuo".

En tanto, el diario USAToday apuntó que con el acuerdo, "el presidente Obama se anotó una de las más improbables y potencialmente más significativas victorias de política exterior de su periodo en la presidencia".

Sin embargo, el columnista Oren Dorell apuntó en ese diario que el arreglo necesita una revisión más dura y citó expertos que consideran que el pacto debe prever una intervención militar en caso de que Irán no cumpla con lo establecido.