Urge reforma energética para elevar crecimiento económico: CEESP

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) urgió la aprobación de la reforma energética para fortalecer el crecimiento, la inversión y el empleo en el país, la cual debe considerar la apertura del sector a la participación privada.

En su Análisis Económico Ejecutivo semanal, el organismo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) afirmó que abrir el sector energético a la participación privada contribuirá a fortalecer el crecimiento económico, pues aumenta la posibilidad de aprovechar los recursos del país, estimulando la inversión y la creación de empleos.

"Pensar en que Pemex puede invertir en exploración y extracción en aguas someras al mismo tiempo que hacerlo en aguas profundas, es simplemente desaprovechar las fortalezas de la paraestatal, desperdiciando recursos que pueden ser más productivos", indicó.

El hecho de que constitucionalmente se obligue exclusivamente a Petróleos Mexicanos (Pemex) a realizar todos los proyectos de exploración y extracción de hidrocarburos, limita su desarrollo.

Refirió que mientras no se tenga una verdadera reforma hacendaria en el país que haga más eficiente el uso de los recursos públicos, "habrá que centrarse en los cambios que quedan por hacer ya que tienen una incidencia importante en el ritmo de crecimiento, competitividad y creación de empleos".

Por ello, dijo, el tema ahora es la discusión y aprobación de la reforma energética, la cual deberá apoyarse fundamentalmente en el objetivo de estimular el dinamismo de la economía, dejando de lado cualquier interés particular.

Advirtió que la necesidad del cambio en el sector se refleja en que actualmente las tarifas eléctricas en el país son elevadas, lo que incide negativamente en la competitividad de la planta productiva.

"Si bien Pemex ha tenido un buen desempeño en el tema de hidrocarburos, es claro que su capacidad de cumplir con las necesidades del país se agota rápidamente", subrayó.

Recordó que la producción de crudo ha disminuido significativamente en los últimos años, de tal forma que de 2004 al 2012 se redujo en 835 mil barriles diarios, y la inversión aumentó notoriamente, al pasar de 113 mil millones a 274 mil millones de pesos en dicho periodo.

El origen principal de esta situación, sostuvo, es el hecho de que la exploración y extracción de crudo se ha vuelto cada vez más difícil por cuestiones geológicas, lo que requiere de mayores recursos con resultados más lentos.

De ahí, insistió, que abrir el sector energético a la participación privada contribuirá a fortalecer el crecimiento económico, lo cual se reflejará en beneficio para las familias: tanto en la creación de empleos, como por la posibilidad de tener tarifas de energía más bajas, dada una mayor competencia en el mercado.

En ese sentido, reiteró que no se puede dejar pasar otra oportunidad de sentar las bases para un desarrollo estable y de largo plazo con beneficio para todos.